jueves, 14 de junio de 2012

"CLAMA A ÉL"

Hoy le estaba hablando a Jesús sobre algunas peticiones específicas que están en mi corazón.
De repente este texto bíblico vino a mi mente y mi corazón...

Jeremías 33: 3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. 

Inmediatamente levanté mis manos al cielo y una presencia hermosa comenzó a tocar mi vida, sabía que El Espíritu Santo estaba tocando mi ser, mi interior, todo mi corazón.

Y de mis labios brotaban estas palabras con una melodía tan suave y dulce que era un deleite para mis oídos y sé que para el corazón de Dios también.

Clama a mí en este día, que yo te voy a responder.
Yo soy quien te cuida, el que sacia tu ser.
Clama a mí en este día, que voy a contestar tu oración.
Y te llenaré de alegría, te derramaré mi unción.

Amiga en dónde te encuentres estas letras son para vos también, clamá, porque Dios te va a responder, Él te cuida y sacia de bien tu boca.
Clamá en este día a Dios porque Él va a contestar tu oración.
Él llenará de alegría tu vida y derramará sobre vos su Santa Unción.

Luego desde lo profundo de mi ser, comencé a decirle a Jesús....

Santo, Santo es el Rey, Jesucristo es Rey.
Él es el Gran Yo Soy, Rey de paz y amor.
Santo, Santo es Jesús.

Y estuve así no sé cuanto tiempo, tal vez poco o mucho, perdí la dimensión del tiempo, porque lo único que anhelaba era y es estar en su presencia.

Te lo comparto porque es lo que puso Dios en mi corazón, sé que Él desea contestar a tu clamor, sé que Él tiene la respuesta que tanto necesitás y esperás.
No dejes de alabarle y adorarle a pesar de cualquier situación, sea buena o sea mala, no dejes de rendirte a Jesús, de declararle tu amor y de reconocer su grandeza.

Pienso en Jesús, me imagino su corazón derretido de amor por nosotras cuando le decimos que Él es Santo, cuando lo reconocemos Rey de Reyes y Señor de Señores de nuestra vida y hogar.

Te invito a levantar tus manos al cielo, a dejar que Dios por medio de Jesús, inspire tu vida a través del Espíritu Santo y puedas derramar alabanza ante su presencia, esa alabanza y adoración que sale desde lo más profundo de tu corazón.

Hay libertad en la alabanza a Dios, hay poder en el nombre de Jesús , hay vida abundante para aquellos que hemos creído y recibido a Jesús como nuestro Salvador y Señor.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!