viernes, 18 de mayo de 2012

"Y ESTA MAÑANA LEVANTÉ MIS BRAZOS AL CIELO Y CLAMÉ...ESPÍRITU SANTO LLENAME DE TÍ"

Empecé nuevamente a leer el libro de Hechos, en el Nuevo Testamento de la Biblia.
Cada vez que leo este libro mi corazón comienza a latir bien fuerte, me doy cuenta de cuánto necesito buscar cada día de su presencia, cuánto necesito ser llena de su unción, de su poder y de su amor, para poder llevar adelante mi vida.
El Espíritu Santo es el motor de mi caminar con Cristo Jesús, Él me fortalece, me enseña, me cautiva, me renueva, me revela la voluntad de Dios para mi vida, me lleva a descubrir toda la grandeza que Jesús conquistó para mi vida al dar su santa vida en la cruz.

Estoy leyendo sobre los apóstoles, me cautiva Pedro, su personalidad, ir tan al frente siempre, jugarse por su Dios, ser usado para hacer milagros y maravillas en el nombre de Jesús, me deja ver una vida en plena comunión con El Espíritu Santo.

Así que esta mañana, después de leer su Bendita Palabra, levanté mis brazos al cielo y le dije:

__Espíritu Santo llename de Tí, por favor, quiero ver tu gloria sobre mi vida, quiero agradarte más y más cada día.
Espíritu Santo llená a mi esposo, a mis hijos, a mi hogar y familia, a la iglesia en donde asisto, a mi barrio y a mi país de Tí, llená a cada persona que visita mi blog, que tu unción los toque.
Te lo pido todo en el nombre de Jesús. Amén.

Luego me derretí de amor ante la presencia de Dios, ese Dios maravilloso que por amor nos ha dado a su único Hijo para que dé su vida para salvación nuestra.

En todos estos años de mi caminar con Dios, nunca Jesús me ha dejado, el amor de Dios ha acompañado mi vida siempre y su Espíritu Santo siempre estuvo fiel a mi lado ayudándome, acariciándome, fortaleciéndome, exhortándome y guiándome.

Debemos vivir una vida en santidad, no digo ser santulones, digo que debemos ser santos porque Cristo es santo, debemos entender que somos sus seguidores y por ende nos debemos a Él, Jesús es nuestro maestro divino.

Cuando estamos llenos del Espíritu Santo, nuestra mentalidad cambia, nuestras fuerzas internas son otras, el amor obra en nuestras vidas, somos temerosos ante Dios.

A veces escucho a alguien decir: __Por qué Dios dice....bla,bla,bla,!!

Y yo le pregunto a esa persona, cuánto tiempo pasó en la presencia de Dios para decir que Dios dice tal cosa que nada tiene que ver con lo que está en la Palabra de Dios o lo que Dios está mostrando en tu vida, que llevás a lo mejor meses buscando la guía de Dios.
!Claro qué Dios habla!, pero tengo que ver los frutos en la otra persona, no es decir Dios dice y hacer estragos en las vidas.
No hay derecho que alguien se pare en un púlpito y maltrate a las personas, las rete, las oprima, no hay derecho, Él Espíritu Santo no es así, si bien Él saca a luz lo oculto, pero no maltrata, no humilla, sino que exhorta y corrige, con amor.
Estamos en los últimos tiempos, tiempos en que los jóvenes fornican y sin embargo nadie los reprende, tiempo en que hay adulterio y sin embargo se tapa, tiempo en que muchas mujeres en las iglesias sufren violencia y sin embargo por el cargo de sus esposos tienen que callar, estamos en tiempos en dónde hay abusos de menores dentro de algunas congregaciones, estamos en tiempos en donde pareciera que el mensaje de moda es poné tanto y Dios te va a dar el triple, pero jamás escucho predicar sobre el mensaje de salvación y vivir una vida en santidad.

Por supuesto que esto no pasa en todas las iglesias, pero cada vez más se están infiltrando estos pecados dentro de algunas congregaciones.

Por eso llamo en este día, a que levantemos nuestras manos al cielo y le pidamos al Espíritu Santo que nos llene de Él, que llene a nuestro cónyuge, a nuestos hijos, a nuestro hogar y toda nuestra familia, a qué podamos ser sal y luz en dónde nos movamos.
Tenemos que decir basta a tanta liviandad, a tanto evangelio light.

Estoy a favor de predicar la salvación, la santidad, la liberación, la prosperidad en todas las áreas, pero sigo a Jesucristo por lo que es y no por lo que me da.
Dios nos libre de ser piedra de tropiezo para alguien, si estás en una iglesia y estás en pareja, cada vez que tenés intimidad sexual estás en pecado de fornicación, por favor tienen que casarse.
A veces pareciera como que estamos fuera de moda por hablar así, recuerdo cuando estaba en un grupo de casi 50 mujeres hace muchos años atrás, eramos todas creyentes y la mujer que lideraba ese reunión preguntó quien se había casado vírgen y yo levanté mi mano.
En ese entonces tenía 30 años, ya pasaron 15 años y fuí motivo de burla y no me creyeron.
Entonces entendí si yo siendo una mujer adulta me sentí mal, cuanto más una jovencita con tanta presión de todos lados y sin embargo sigue guardando su virginidad.
Quiero hablarte amiga, vas por buen camino, no importa quien se burle, lo que importa que la Palabra de Dios es clara y llama a las cosas por su nombre y no hay nada más hermoso que hacer la voluntad de Dios y poder levantar nuestra oración sin tener que agachar la cabeza porque estamos haciendo mal las cosas.

Hoy no escribo para condenar a nadie, porque nadie estamos libre de ningún pecado, pero sí estoy llamando a vivir una vida en santidad y a gritar a los cuatro vientos:

__!Sí qué se puede, claro qué se puede, porque Cristo nos fortalece, porque su Santo Espíritu mora en nosotras y nos da poder para vencer!!

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!