sábado, 12 de mayo de 2012

"ESTABA PENSANDO..."

Estaba pensando que hoy....
Es un bello día para buscar de Dios.
Para leer La Biblia y brindarle mi oración.

Estaba pensando que hoy....
Es un bello día para pensar en mí.
Para mirarme al espejo y cuidar mi corazón.

Estaba pensando que hoy...
Es un bello día para brindar amor.
Para abrazar y besar a mis seres amados,
para darles de mí todo mi amor.

Estaba pensando que hoy...
Me merezco ser feliz.
Creer en qué va a ser un gran día.
En dónde veré la gloria de Dios.

Estaba pensando que hoy...
Como cada día debo dejar.
Que Dios reine en mi vida.... 
Y fluya por siempre el amor, la paz y su vida en mí.

!En dónde te encuentres, te deseo qué en este día, puedas comenzar una jornada diferente, en dónde puedas dar prioridad a tu relación con Dios, en dónde te tomes un tiempo para estar a solas con vos misma y ocuparte de tu físico, de tu interior y dejar que Jesús por medio de su Espíritu Santo restaure tu corazón!
!Quiero alentarte a qué puedas brindar el amor tan grande qué tenés guardado en tu corazón a tus seres amados, a qué te pongas de pié por dentro y entiendas qué valés mucho, pero mucho para Dios y para todos los qué te aman!

!Dejá qué el amor, la paz y toda la vida de Dios fluya en tu vida, transformando tu corazón y llenando de su presencia tu hogar!

San Juan 8: 31- Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 
8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. 
8:33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?
8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. 
8:35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 
8:36
Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. 

Sólo Jesús tiene el poder para hacernos libres, Él tiene el poder para hacernos libres del pecado, de la enfermedad, del dolor y la angustia, del temor, de la desesperación y de todo aquello que estamos necesitando.
Pero nosotros somos quienes tenemos el control de nuestro corazón, Él nos dio libre albedrío, ahora está en nosotros el entregarle nuestro corazón y rendir nuestra vida a Él; o seguir teniendo el control de todo, pero con el duro precio de que las cosas nos vayan de mal en peor.

Para reflexionar:

¿Quién tiene el control de tu corazón...vos o Dios?

Te envío cariños: Tere.


!Qué Dios te bendiga!