martes, 8 de mayo de 2012

"COMO UNA NIÑA EN LA HAMACA...."


Cuando leo el Salmo 23...
Me siento igual que esta niña en la hamaca.
Pequeñita y segura, sabiendo que por Dios estoy cuidada.
Cuando leo el Salmo 23...
Siento mi vida descansar en verdes pastos.
Y no me preocupa nada, porque me siento segura,
en los brazos fuertes de mi Dios.
Cuando leo el Salmo 23...
hace que me sienta  niña y mujer,
hace que me rinda  a su presencia
para que Él me acune en sus brazos otra vez.
Cuando leo el Salmo 23...
Me siento igual que esta niña en la hamaca.
Estoy distendida y confiada, no miro a mi alrededor
pues me siento por Dios amada. 

Con cariño: Tere

Salmo 23:1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
23:2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
23:3 Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
23:5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
23:6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Quiero invitarte en este día a que puedas rendir tu vida a Dios, dejando que Él te llene de su presencia.
Si necesitás que tu vida pueda descansar en las manos de Dios, te invito a decir esta oración, con todo tu corazón:

**Querido Dios en en nombre de Jesús me arrepiento de todos mis pecados, te pido por favor que  en este día y siempre seas mi pastor, te pido que nada me falte, que pueda mi alma tener reposo como en verdes pastos, te pido que confortes mi alma y todo mi ser; guíame por favor, no me dejes equivocar en ninguna decisión.
Amado Dios aunque sienta mi vida, o mi familia estar bajo un valle oscuro, sin salida, sé que Tú estás con nosotros y nos das aliento.
Por favor Espíritu Santo, ungime con tu Santa Unción, con tu bendita presencia, necesito vivir la experiencia como bien dice el Salmo 23: 6 mi copa está rebozando, y es en el nombre de Jesús que te pido que mi vida, mi hogar y toda mi familia podamos vivir bajo tu bendita voluntad.
Señor amado, que el bien y la misericordia me alcancen y me guíe a hacer tu voluntad, deseo vivir en santidad, me consagro a Tí hoy.
Declaro que en Cristo Jesús soy más que vencedora.
Por eso cada día amado Dios quiero vivir en tu presencia, esa bendita presencia que me llena de paz, de gozo y de fortaleza.
En el nombre de Jesús: Amén.**


!Qué Dios te bendiga!