sábado, 14 de abril de 2012

TERE....TERE...PERO QUÉ LÍO HICISTE CON LA PINTURA!!!

Bueno, que les puedo contar, ayer hice lío, cuando fuí a pintar el portón de mi casa
Seguramente quienes siguen mi blog desde hace tiempo, ya leyeron que me gusta pintar, obviamente no cuadros, porque no tengo pulso ni paciencia para algo tan lindo; sino que me gusta pintar paredes, puertas, portones, rejas, etc.
Decidimos con Jorge cambiar el color de nuestras aberturas, ya que por años estaban de color marrón, ahora las vamos a cambiar por color negro.

Ayer a la mañana tomé la pintura, los pinceles y rodillos, papel de diario y todo lo que se necesita para comenzar a pintar, limpié la superficie a la cual le iba a dar color y me dí cuenta que no me había puesto guantes en mis manos.
Pero ya estaba en la vereda, no tenía ganas de entrar y dejar todo afuera, así que me confié y pensé que no iba a ensuciarme demasiado.

!Qué error...pero qué error de mi parte!!!

Empecé a pintar y pasó una vecina, se quedó no sé cuánto tiempo contándome sus problemas y todos los robos e intentos de robos..!!!
Un jubilado de no sé cuantas cuadras de mi casa se paró a mirar cómo yo pintaba!!!
Otro vecino se paró con el auto para ver que estaba haciendo!!
Las mamás con los nenes de jardín de infantes, pasaban sin importar si pisaban todas las herramientas que muy cuidadosamente las tenía en un costadito y así podría seguir enumerando  una infinidad de acontecimientos que me sucedieron, que hacían subir y bajar en décimas de segundos mis emociones.
Pero lo peor todavía no había ocurrido....queriendo de una vez por todas terminar mi trabajo, al cual todavía me falta mucho por pintar, ví que había una vecina que si te agarra para charlar, te aseguro que llegan las fiestas de fin de año y vos nunca pudiste entrar a tu casa, entonces, quise disimuladamente pegarme al portón, en verdad me quise esconder de ella.... y con el talón derecho de mi  píe, toque apenitas la lata abierta de pintura negra y se volcó toda en la vereda....Oh no, oh no,  qué hago!!!
Tome todo el diario que había y comencé a limpiar, hasta que me dí cuenta que mis uñas, mis dedos, mis manos y mis muñecas eran negras, toda la pintura terminó en mi piel.

__¿Por qué no me puse los guantes?!!!????

Bueno les cuento que estoy todavía con una buena parte de mí, salpicada de pintura negra, mis uñas están espantosas y mis dedos empezaron a mejorar, tengo como si fuera una cobertura de salpicaduras de pintura, pero en fín, en unos días se irán.

Cuando me fuí a dormir anoche, le pregunté a Dios qué enseñanza podía sacar de esto que me había pasado, porque así soy yo, de todo lo cotidiano le pregunto a Dios que puedo aprender.

Y esta mañana este texto bíblico puso la respuesta en mi corazón:

Efesios 6:10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
6:11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
6:13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
6:14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,
6:15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
6:17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Me dí cuenta las veces que nos confiamos y salimos sin orar, sin tomar las armaduras que Dios nos da y sin consagrar nuestras vidas a Dios, tal cual como hice yo al no ponerme los guantes, me sentía segura que no me iba a ensuciar.
Recordé que  hay un mundo espiritual alrededor que se va a encargar de robarnos la paz, tal cual como me pasó a mí cuando  todos venían a ver lo que estaba haciendo, me hablaban, me incomodaban, pisaban mis cosas y así quitaban mi atención a lo que tenía que hacer.
Tomar la fe en Cristo Jesús, leer su Palabra, tomar la obra redentora de Jesús y vestir nuestras vidas con ella, vivir tomados del Espíritu Santo, de la Palabra de Dios, orar sin cesar, suplicando, velando por nosotros y nuestro hogar, todo eso hace que salgamos a la vida, con los guantes puestos, literalmente hablando, porque de esa manera, no nos vamos a contaminar, no nos vamos a manchar, no nos va a salpicar de ninguna pintura.
Porque te aseguro que no es nada agradable esconderte de los demás, porque tenés las manos sucias.

Para Reflexionar:
¿Cómo está tu vida espiritual, empezás el día consagrándote a Dios y pidiendo su guía?
¿Hay algunas manchas espirituales qué no te dejan vivir en libertad?

Me encanta saber que tengo de mi lado al único quita manchas espiritual, su nombre es Jesús.

Te invito en este día, a que puedas ir a su presencia y dejar que Él te limpie cada una de aquellas manchas y puedas así dejar que Él pinte tu corazón con colores de amor, de alegría, de paz, de fidelidad, de fe y de unción.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!