viernes, 13 de abril de 2012

¿QUIÉN QUIERE....?

__Sí....¿quién quiere de sus fuerzas?
__Yo, yo quiero de sus fuerzas, las necesito cada día.

Isaías 40:29 Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
40:30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;
40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.


!Qué reconfortante fue para mí, en esta mañana leer este texto de La Biblia, en el libro de Isaías del Antiguo Testamento!!
!Cuánta paz y renuevo a mi corazón trajo esta bendita y hermosa Palabra de Dios!

Viernes...último día hábil de la semana, para muchos de nosotros; y en las puertas un fin de semana en el cual muchas veces en vez de poder descansar, se presenta con tantas actividades, que nos damos cuenta que hemos dejado de poner prioridades a nuestra vida y parecería que todo se nos viene encima.

Por eso mi deseo es que podamos en este día recibir la fortaleza espiritual, emocional y física de parte de Dios para nuestras vidas y nuestra familia, en el nombre de Jesús.
Le pido a Dios que nos de la capacidad para saber esperar en Él y por ende recibir esas fuerzas maravillosas qué sólo Jesús nos puede dar!!
Es mi deseo que El Espíritu Santo nos inunde de su presencia, de su unción, esa unción que rompe todo yugo, que nos lleva a levantar nuestra vista como las águilas, viendo con los ojos de la fe, desde las alturas y no vivir mirando siempre el piso con la cabeza gacha.
!Tenemos un Dios qué está vivo, qué reina y qué nos ama celosamente y a Él le debemos toda la gloria y la honra!!
!Él es nuestra fortaleza, nuestro socorro, nuestro consuelo, es quién se lleva nuestro cansancio, nuestra fatiga y guía nuestro caminar!!

Por eso en este día, con mis manos al cielo, le digo a Dios, en el nombre precioso de Jesús, que:
__!Amado Dios....Yo quiero de tus fuerzas, las necesito cada día....yo quiero más de Tí, te necesito para vivir, yo quiero vivir debajo de tus alas y vivir una vida superior en Cristo Jesús!!

Unámos nuestras voces y digamos a Dios....
!Te amo con todo mi corazón!!!....Renueva mis fuerzas, te entrego todo cansancio, todo desánimo, toda falta de fe, toda fatiga, toda tristeza, todo dolor, toda enfermedad y todo lo que me roba la paz y la fe, en el nombre de Jesús.
Amén. (Así sea)


!Qué Dios te bendiga!