jueves, 12 de abril de 2012

"MI PASIÓN POR TÍ"

Realmente estoy apasionada por Jesús, desde el día que Él tocó mi corazón, ya hace veintiseis años atrás, no puedo dejar de amarlo, de escribirle, de cantarle, de seguirle y servirle.

Como ya sabés, no puedo empezar mi día sin estar orando en la presencia de Dios, no puedo dejar de leer y meditar en su Palabra, la Biblia, no puedo dejar de orar y no puedo dejar de adorarle con mi canto, con lo que El Espíritu Santo pone en mí corazón.
!Claro qué hay días en los que estoy pasando por problemas, entonces me cuesta más, pero es una actitud, es una decisión personal el buscar de Dios, a pesar de....!!!!

Esta mañana, después de meditar en su Palabra y de orar, llevé mi mano hacia mis labios y le mandé con todo mi corazón un beso gigante, bien gigante a Jesús y luego le pedí al Espíritu Santo que llenara mi vida;  y estas palabras entre otras salieron desde lo más profundo de mi corazón, te las comparto y  te aliento a que en este día dejes tus problemas de lado y allí en dónde estés, levantes tus manos al cielo y derrames tu corazón a Jesús.

Levanto mis manos hacia el cielo.
Cantándote con todo el corazón.
Derramando ante Tí mi vida.
Y dándote todo mi amor.

Jesús...
Precioso amado eres Tú.
Sin Tí, la vida no vale nada.
Tú eres el gran Yo Soy
 y El Rey de Reyes.
Eres quien alumbra mis mañanas.

Mi ser lo rindo ante tu altar.
Y rompo ante tu majestad,
el frasco de mi perfume.
Déjame decirte Señor
que rindo mi vida ante tus piés.

Anhelo acariciar con mi corazón tu presencia.
Anhelo que  tu perfume inunde  mi ser.
Y quiero endulzar con mi canto cada día,
tu bello y dulce corazón.

Y como siempre te digo Jesús....por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada: Tere.

Quiero invitarte,  allí en donde te encuentres, a que levantes tu voz hacia el cielo y dejes que El Espíritu Santo ponga un canto nuevo en tus labios, que dejes que su unción renueve tu vida y te llene de su presencia, te inunde de su gozo y al deleitarte en Dios , Él te conceda las peticiones de tu corazón.

Salmo 37:4 Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.
37:5 Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en Él; y Él hará


!Qué Dios te bendiga!!