domingo, 22 de abril de 2012

"DECLARACIÓN PARA COMENZAR ESTA SEMANA"




Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
91:2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.

!Qué importante es en este comienzo de semana, qué podamos declarar qué Dios es nuestro abrigo, nuestro protector, nuestra esperanza y nuestra confianza!

Al leer que moraremos, que viviremos,  bajo la sombra del Omnipotente, hace venir a mi mente la imágen de un día de mucho carlor y un gran árbol, con una copa gigante que me invita a descansar y recostarme debajo de él.

Hoy debemos en el nombre de Jesús, entregarle nuestra vida a Dios, rendirnos ante su majestad y dejar que su Santo Espíritu llene nuestras vidas y nos guíe a permanecer debajo del abrigo de Dios, justo en aquel lugar en dónde Él quiere darnos agua viva, para renovarnos, para darnos su paz, su amor, su descanso y su refugio.

Mi confianza está en Dios, en nadie más confío, Él es el dueño de mi vida, a Él le debo todo, lo que soy y lo que tengo.

Caminar tomada de la mano de Jesús, buscando en oración de su presencia, leyendo su Palabra, La Santa Biblia, teniendo una relación diaria con Él, viviendo en santidad, buscando hacer su voluntad, levantando mis manos para rendirme ante Él y así dejar que su Espíritu Santo me llene, testificar de su obra redentora, llevar su Palabra a donde Él me lo permita y me lo pida, son las prioridades en mi vida.

Te invito a que podamos levantar nuestras manos al cielo y con un corazón rendido ante su maravillosa presencia, le podamos decir:

Padre amado, en el nombre de Jesús, llená nuestras vidas con tu paz, tu amor, tu presencia y que tu favor esté sobre nuestras vidas y sobre nuestro hogar.
Consagramos este comienzo de semana en tus manos, te pedimos que nos hables, que nos libres de todo mal, que sanes toda dolencia y enfermedad, que tu Santo Espíritu nos revele tu preciosa voluntad.
Te lo pedimos todo en el nombre precioso de tu Hijo Jesucristo.
Amén. (Así sea)

Quiero animarte y alentarte a que te atrevas a entregarle tu vida a Jesús, a que dejes que Él te demuestre cuánto te ama y lo importante que sos para Él.
Te aliento a ponerte de pié por dentro a pesar de cualquier situación adversa que te toca vivir y así de la mano de Jesús permitas ver con los ojos de la fe, todo lo que Dios quiere y puede hacer en tu vida y en tu familia.

No escuches las voces negativas que se levantan a tu alrededor, andá a la Palabra de Dios y lee sobre lo mucho que te ama Dios y cuantas promesas de bendición tiene para tu vida.
!Vale la pena entregarle nuestra vida a Jesús, vale la pena vivir bajo su voluntad!

Sí Dios es por nosotros...¿Quién contra nosotros?
Jesús nos fortalece, Él es nuestro salvador y sanador.
El Espíritu Santo intercede ante Dios por nosotros con gemidos indecibles.
Lo que tenés que hacer es darle tu corazón, decí conmigo estas palabras, creyendo con todo tu corazón.

Dios en el nombre de Jesús me arrepiento de todos mis pecados, recibo a Jesús en mi corazón, como mi Señor y Salvador, anotá mi nombre en el libro de la vida.
Cubro mi vida con la sangre de Jesús y me consagro a Tí con todo mi cuerpo, mi mente, mi alma y mi espíritu.
Rindo mi vida ante tu majestad, rindo mi vida y mi familia bajo tu voluntad, te amo y te necesito y te reconozco como el único Dios y Salvador.
Amén.

Con cariño: Tere.