sábado, 17 de marzo de 2012

"Y DE REPENTE SE ME DIBUJÓ UNA SONRISA"


Y de repente se me dibujó una sonrisa.
Y mi rostro al sentir el tuyo se ruborizó.
Sentí tu presencia tan cerquita a mi vida.
Que mi corazón no paraba de latir.
Mis mejillas se sonrojaron.
Y mis manos al cielo se elevaron.
Sentí que un minuto era como nada en tus manos.
Sentí que mi vida está segura en tus brazos.
Fue maravilloso sentirte tan cerca.
Con tu viento cálido abrazando mi ser.
Con tu risa suave susurrando en mis oídos.
Con tu perfume fino destilando a miel.
Y de repente se me dibujó una sonrisa.
Y mi vida se sintió plena ante tu majestad.
Saber que te tengo y que no estoy sola.
Saberte mi amigo incondicional.
Se me detiene el mundo cuando en Tí pienso.
Mi corazón acelera ante tu infinito amor.
Mis labios declaran que sos un Dios vivo.
Y mi corazón derrama ante tu presencia...
Todo mi amor por vos!!

Te amo Jesús, no puedo dejar de escribirte, no puedo dejar de decírte cuánto te amo, no puedo dejar ni un minuto de declararte mi amor, así exacto, como lo hacés vos, por todos aquellos que te buscamos con el corazón.

Y como siempre te digo: Por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada: Tere.


Este es el maravilloso Dios que me enamora cada día:

San Juan 15:9 Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor.
15:10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.
15:11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.
15:12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado.
15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.
15:14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
15:15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.
15:16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.
15:17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.

¿Cuánto hace qué no le decís a Dios qué lo amás?
¿Cuánto hace qué no le decís a tus seres queridos qué los amas?

Jesús dio su vida por nosotros por amor, ese es el mayor amor que existe.
Al recibirlo en nuestro corazón pasamos a ser hijos de Dios.
Él nos eligió desde antes de la fundación del mundo y nos formó en el vientre de nuestras madres.

Es interesante que meditemos a cerca de esta maravillosa palabra en San Juan 15, pensar en cómo es nuestra relación con Dios, en cómo es nuestra relación con los demás, si está basada en el amor por medio de Jesús, o está fundada en el odio, en el rencor y rechazo, un lugar en dónde Dios no tiene nada que ver.
Es importante que evaluemos diariamente conforme a su Palabra la Biblia, si estamos haciendo la voluntad de Dios y si nos sentimos sus amigos o a lo mejor, estás teniendo una vida desordenada y vacía y eso te aleja de su presencia.

Hoy es el día en el que Dios está tocando la puerta de tu corazón, es el día de poner tu corazón y toda tu vida a cuenta con Dios.

Te envío muchos cariños: Tere.


!Qué Dios te bendiga!