viernes, 9 de marzo de 2012

"TEMOR"....FUERA DE NUESTRAS VIDAS, EN EL NOMBRE DE JESÚS.

Antes de recibir a Jesús en mi corazón, hace ya 26 años atrás, era en esa época una jovencita muy temerosa.
Tenía miedo a todo, a los muertos, a que pase un accidente, a los robos, a determinadas personas, etc. y muchos etc.
Luego con tan sólo 19 años de edad, Jesús se presenta en mi vida y le entrego mi corazón, recibiendo de Él salvación, sanidad y liberación.

Hoy con 45 años de edad, miro hacia atrás y me doy cuenta que mi personalidad es ser temerosa y he tenido y tengo que batallar en esa área.
Por ejemplo, en Argentina hay mucha inseguridad, entonces tengo que confiar que Jesús cuida de mis hijos y mi familia, me doy cuenta como enseguida el temor viene a mi mente a querer sembrar miedo.
Inmediatamente lo detecto y comienzo a orar y a trabajar como siempre digo, en equipo con El Espíritu Santo para sacar de mi mente toda artimaña del diablo que quiere venir a perturbar en mi caso con el temor.
Me doy cuenta que el diablo es tan repetitivo que va a querer venir a atacarnos con aquello que en alguna etapa de nuestra vida sin tener a Jesús en nuestro corazón eramos débiles.

Por ejemplo, hablo con mujeres que sufrieron de depresión y me cuentan como en determinado momentos la depresión quiere volver a tomar sus vidas, entonces comienzan a detectar y a ordenar en el nombre de Jesús que se vaya todo ataque que viene a perturbar sus mentes.
Otras luchan con la culpa, la inseguridad, el miedo, la soledad, los celos, etc. y me confiesan como sientiéndose fuertes en Cristo Jesús, de repente comienzan a sentirse oprimidas por aquello que en una época las había dominado.

Lo más maravilloso es que enseguida sabemos que a través de Jesús somos más que vencedoras, que nada ni nadie nos puede tocar, que tenemos autoridad en Cristo Jesús para decirle al diablo y a todas sus huestes que se vayan de nuestras vidas y familias en el nombre de Jesús, nombre sobre todo nombre.

1 de Juan 4:18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

El perfecto amor es Jesucristo, así que cuando nos venga sentimientos de temor, debemos recurrir a Él, renunciando al temor y poniéndolo en sus manos, pidiéndole al Espíritu Santo que nos llene de su presencia.
Debemos resistir en la fe, nuestra fe debe estar fundada en Jesús, Él ya venció en la cruz y por Él y en Él tenemos victoria.
Es indispensable que leamos la Biblia, debemos saber la Palabra de Dios, debemos pasar tiempo en oración, dejando que su Santo Espíritu nos de discernimiento y revelación para saber que en Cristo Jesús ningún arma que se levante contra nuestras vidas prosperará.

Textos bíblicos para confiar en Dios y vencer el temor:

Salmo 91:5 No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,
91:6 Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.
91:7 Caerán a tu lado mil,
Y diez mil a tu diestra;
Mas a ti no llegará.

Salmo 112:5 El hombre de bien tiene misericordia, y presta;
Gobierna sus asuntos con juicio,
112:6 Por lo cual no resbalará jamás;
En memoria eterna será el justo.
112:7 No tendrá temor de malas noticias;
Su corazón está firme, confiado en Jehová

Proverbios 1:33 Mas el que me oyere, habitará confiadamente
Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.

Isaías 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Salmo 23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Hebreos 13:5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré;
13:6 de manera que podemos decir confiadamente:
El Señor es mi ayudador; no temeré
Lo que me pueda hacer el hombre.

Te aliento a confiar en Dios, a darle tu corazón a Jesús, a llevar tus pensamientos cautivos a la mente de Cristo, te animo a vivir una vida basada en la Palabra de Dios, buscando en oración su presencia y su voluntad.
Te exhorto en Cristo Jesús a vivir en santidad...!Qué palabra tan importante...santidad, parecería qué hoy está fuera de moda!
Hay que vivir una vida consagrada a Dios, no podemos vivir una vida a medias.
!Hoy es el día de decir basta a todo aquello que te aleja de la voluntad y el propósito de Dios y sí qué sé puede, porque en Cristo Jesús tenemos fortaleza, hay poder en el nombre de Jesús, no estás sola, El Espíritu Santo intercede por vos con gemidos indecibles!


Oremos:
Padre Dios, en el nombre de Jesús, pedimos la presencia del Espíritu Santo sobre nuestras vidas y tomamos autoridad en Cristo Jesús renunciando y sacando de nuestras vidas todo temor que viene a perturbarnos y a robarnos la paz.
Declaramos que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece y que en Él somos más que vencedoras, dejamos en tus manos todo temor, toda culpa, todo miedo, todo celos, toda angustia y depresión, todo temor a que le pase algo malo a nuestras familias, a nuestra vida, descansamos en tus preciosas manos, sabiendo querido Dios que tenés cuidado de nosotras y que siempre tus oídos están atentos a la oración del justo y nosotras somos justas, porque somos justificadas a través de nuestro amado Jesús.
Gracias Dios porque ninguna oración vuelve vacía, nos declaramos libres ahora en el nombre de Jesús.
Amén. (Así sea)


!Qué Dios te bendiga!