viernes, 30 de marzo de 2012

"RESILIENCIA"...¿QUÉ ES?

La resiliencia es la capacidad de hacer frente a las dificultades de la vida, superarlas y ser transformados positivamente por ellas. “Promover la resiliencia es reconocer la fortaleza más allá de la vulnerabilidad. Apunta a mejorar la calidad de vida de las personas a partir de sus propios significados, según ellos perciben y se enfrentan al mundo.
(Éxtraído del Instituto Eirene Argentina)

Cuando cuento mi testimonio de sanidad y todo aquello que viví y sufrí, muchas personas me dicen que tenía capacidad de resiliencia, que algo en mí hizo que me levantara y saliera siempre de aquellas situaciones difíciles que me tocaban vivir.

Y la verdad que entiendo que en muchas personas pasa esto, tienen una fortaleza interior que las lleva a ponerse una vez más de pié y salir de cualquier dificultad que les sale en el camino.

Pero en mi caso no fue así, más allá de mi voluntad por querer salir adelante, no me destacaba como una persona fuerte interiormente como para ponerme de pié y salir de cualquier situación que venía a perturbar mi vida.

El único que me ha tomado bien fuerte de la mano y me ha ayudado a salir adelante fue Jesús, no tengo mérito personal en nada.
Soy una persona hiper-sensible y eso muchas veces juega en contra.
Y hace unos años atrás era una persona hiper en todo....hiper-nerviosa, hiper-temerosa, hiper-hiper y más hiper; pero gracias a Dios que me tuvo tanta paciencia y por medio de su Palabra y de su maravilloso Espíritu Santo pude en Cristo vencer y cambiar.

Jesús me enseñó en Él a vivir la resiliencia, Él me capacitó para hacer frente a las dificultades de la vida, a superarlas y a ser transformadas de manera positiva.
Por eso hoy que miro hacia atrás y veo cómo Dios transformó mi vida, me doy cuenta que la resiliencia en mí fue por medio de su fortaleza...(Filipenses 4:13).

Cuando veo una persona enferma, cuando sufre, cuando está en problemas, enseguida pienso si conocerá  a Dios, si ha recibido a Jesús en su corazón, porque de esa manera entiendo que a través de Él podemos levantarnos y tomar de sus promesas, de su autoridad, de su fe, de su amor y beber así de su paz, esa paz que sobrepasa todo entendimiento.

Le pido a Dios en este día, que su resiliencia sea derramada sobre nuestras vidas.
Tal vez para muchos mis palabras pueden saber a ignorancia en el tema, no trato de cambiar a nadie, ni cambiar conceptos, ni ideas, lo único que trato de proclamar a los cuatro vientos es que cuando mi caracter era débil y me parecía a la onda del mar, cuando todo lo negativo que me decían los demás influenciaban mi vida, Dios puso esta palabra en mi corazón:

Salmo 32:8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

Y desde aquel momento empezó la resiliencia para mi vida, porque fue Él quien me enseñó a levantarme, me enseñó a fortalecerme, me enseñó que valgo como su hija y como mujer.

Claro que estoy de acuerdo con  pedir ayuda profesional, no me refiero a eso, sino que entiendo que todas las vidas, necesitamos encontrarnos con nuestro creador y así entregar todo nuestro ser ante su presencia y su voluntad.
Él tiene todo el poder para llenar el vacío interior de nuestras almas, para fortalecernos, para cambiar nuestra manera negativa de pensar, para quitarnos todo peso de angustia y condenación y para llevarnos a vivir una vida superior en Cristo Jesús.
Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!