viernes, 23 de marzo de 2012

"PALABRAS DESDE EL CORAZÓN"

Quienes ya leen mi blog, saben que no puedo empezar mi día sin pasar un momento de calidad en la presencia de Dios.
Como siempre les cuento, preparo mi mate, tomo mi Biblia, mi lista de oración, papel y lápiz, ya que siempre le escribo algo a Jesús y me preparo para vivir un momento de amor con este maravilloso Dios que cautivó mi vida y mi corazón.
Ayer después de estar leyendo su Palabra, escribí estas líneas y se las quiero compartir:


Cuando mi alma está sedienta,
vengo a Tí a buscar de tus aguas.
Cuando mi ser se estremece y tiene miedo,
busco en Tí el apoyo y el consuelo.
Cuando me siento temblar de frío,
voy a tus brazos y encuentro abrigo.
Cuando mi mente está cansada,
voy a tus fuentes y reposo en tu morada.

Y cierro mis ojos y te imagino frente a mí,
con tus brazos extendidos invitándome a descansar.
Y me deleito en contemplar tu presencia.
Y en buscar tu rostro en cada mañana que comienza.

Salmo 63:1 Dios, Dios mío eres tú;
De madrugada te buscaré;
Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,

Trae paz y descanso a nuestra alma, cuando comenzamos nuestro día poniéndolo en las manos de Dios.
Reconocer su grandeza y qué Él es un Dios vivo y real, es alentador para nuestras vidas; ya que Dios es el único que tiene poder para saciar nuestra sed, es el único que tiene poder para sanar nuestras vidas, nuestros hogares, nuestra tierra toda.

Después que Dios obró en mí la sanidad sobre la enfermedad que tuve, Síndrome de Fatíga Crónica, me dí cuenta que en ese proceso tal vez largo para mí, pero que El Espíritu Santo se encargó de trabajar en cada área de mi vida, me dí cuenta que aprendí a escuchar con el corazón a las personas que sufren.
Y no era que antes no me compadecía de ellas, sino que al verme morir, al sufrir tanto, al saber que mi vida en la tierra se terminaba y dejaba a mis dos niños en ese entonces pequeños, mi corazón comenzó a captar en Cristo Jesús, las cosas de otra manera.
Hoy cuando alguien me escribe, o Dios me da la posibilidad de hablar con una mujer enferma, siento automáticamente como mi corazón comienza a abrazar esa vida, no sé como explicarlo, siento que puedo entender de corazón a corazón.

No sé por qué cuento esto...tal vez, para alentar a alguien que está padeciendo y no entiende por qué le toca vivir esa situación, lo que puedo decir, es que tu corazón, nunca será el mismo, puede elegir tomar dos caminos, el de hacerse más sensible ante la necesidad de los demás, o llenarse de resentimiento por lo que le está sucediendo.

Te animo a que escojas la primer opción, que te atrevas en el medio de tu problema, dejarle a Dios que trabaje en tu vida, poniendo el corazón amoroso y compasivo de Cristo Jesús en tu corazón; porque de esa manera, cuando pase todo y mires hacia atrás, vas a dar gracias por la obra terminada, por como Dios te llevó a un nivel superior de vida en Cristo Jesús.

!Claro qué Dios no me mandó esa horrible enfermedad, pero sí Él se valió de ella para hacer de mí.....UNA NUEVA MUJER...UNA MUJER QUE TIENE PALABRAS DESDE EL CORAZÓN, PARA AGRADECER CADA DÍA AL AMOR DE SU VIDA...JESUCRISTO REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES!!!

!Te envío cariños y sabés qué podés contar con mis oraciones!
Besos: Tere.



!Qué Dios te bendiga!