viernes, 16 de marzo de 2012

"PALABRA DE VIDA....PARA NUESTRAS VIDAS...JUSTO AHÍ DÓNDE LO NECESITÁS"

Me desperté esta madrugada con estas palabras en mis oídos:
Cree, porque al que cree todo es posible.
Inmediatamente me desvelé, sabía que El Espíritu Santo estaba hablando a mi corazón; y verdaderamente cuando sé que Dios desea hablarme, dejo de lado todo, como en este caso el dormir, ya que era muy de madrugada.
Comencé a decirle a Dios las dos peticiones que yo tenía en mi corazón y lo que yo anhelaba, pero el Espíritu Santo fue más allá y habló en mi corazón estas palabras:
__Publicá este tema en tu blog.

Y bueno, luego que se fueron cada uno de mi familia a estudiar algunos y a trabajar otros, me quedé a solas con mi Jesús, tomé mi Biblia, preparé mi mate y me senté a estar con el amor de mi vida.

Te voy a compartir lo que Jesús fue poniendo en mi corazón:

San Marcos 9:23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.
9:24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad.

No te pasó que a veces tenés más fe para que otra persona reciba un milagro que para vos misma/o; a mí sí me pasó y me pasa muchas veces.
Es como sí nos llenamos de fe y le declaramos a los demás que confíe, que no baje los brazos, que Dios va a obrar....pero cuando nos toca a nosotras/os en ciertas oportunidades que estamos con nuestras defensas bajas, nos cuesta creer que ese milagro tan esperado va a llegar.

Pero que maravilloso es Dios que nos fortalece y nos alienta a través de la obra redentora de Jesús, a través de su Palabra y por medio del Espíritu Santo; y es ahí cuando leemos en San Marcos que para quienes creen en este maravilloso Dios todo le es posible y además nos da la posibilidad de decirle:
__Amado Dios por favor, ayuda a mi incredulidad, quiero agradarte, quiero recibir ese imposible.

San Mateo 19:26 Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

¿Cuál es tu imposible, qué palabra de derrota o de muerte declararon en tu vida qué no te permite ver qué los imposibles pueden ser para vos también, en el nombre de Jesús?
Cuando me dieron cuatro años de vida, por la enfermedad que tuve, me declaron que era imposible que yo viviera más de ese tiempo, me declararon que iba a quedar primero en sillas de ruedas y muchas cosas más; pero Dios fue en contra de esas palabras y lo imposible humanamente, lo transformó en posible para su gloria y su honra.

¿Cuál es tu imposbile, cuál es la situación qué estás viviendo la cual te está robando la paz, la salud, la vida y te va encerrando poco a poco en un círculo oscuro en dónde no te deja ver la luz?

San Juan 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

Para tener salvación hay que recibir a Jesús en el corazón y hacerlo Señor de nuestras vidas y en Él podremos descansar.
Hay un enemigo de nuestras almas que no descansa, tratando cada instante de robarnos nuestra paz, nuestra familia, nuestra bendición, etc. pero nada puede contra Jesús, Él vino para que vos tengas vida, pero no vida a medias, no quiere que vivas sobreviviendo, sino desea que tengas una vida en abundancia en todas las áreas.
Claro que hay momentos que Dios prueba nuestra fe, pero en ese andar siempre Él te pone paz en el corazón y sentís a tu lado su preciosa compañía.
Pero hay situaciones a las que debemos levantarnos y declarar que están vencidas en el nombre de Jesús.

Te aliento y te animo a creer, te aliento y te animo a dejar en las manos de Dios ese o esos imposibles que tanto te quitan la paz y te hacen sufrir.
Y si no te alcanza la fe, decile a Jesús al igual que enseña su Palabra y al igual que tantas veces lo hago yo:
__Señor amado, yo creo que tengo fe, pero vos conocés mi interior, por eso te pido que ayudes a mi incredulidad, te pido que obres en el imposible, haciendo posible lo que mi alma, mi físico, mi espíritu, mi corazón, mi vida toda y mi familia necesita.
Te amo. Amén.


!Qué Dios te bendiga!