miércoles, 28 de marzo de 2012

!HOY TE QUIERO DECIR!


De repente bajé mi cabeza y miré pensativa hacia el piso.
Por un instante me sentí niña otra vez.
Sentí tu brisa suave acariciando mis cabellos.
Sentí tu mano firme dando paz a mi ser.
Apreté tan fuerte entre mis manos mi osito
que parecía como si no podía soltarte a Tí.
Y comenzaron mis ojos a emocionarse
cuando recordé el día que llegaste a mí.
Saberme una niña entre tus brazos.
Cobijarme en tus alturas y darme tu perdón.
Inundarme de tus ríos y saciarme en tus fuentes.
Dejarme acariciar con tu amor el corazón.
Saberte a mi lado me llena de fortaleza.
Parecería de repente que prendiste el sol para mí.
Es como si la luna visitara mi ventana.
Y como si mil estrellas me recitaran tu amor.
Demás está decirte que estoy enamorada.
Que de repente soy niña y por momentos mujer.
Que me siento fuerte cuando te sirvo en tu presencia.
Y me siento pequeñita cuando con tu mano me sostenés.
Jesús mi fiel amigo, mi compañero inseparable.
No quiero terminar este día sin declararte mi amor.
Sin decirte cuanto te amo y te respeto.
Y proclamar a los cuatro vientos de nuestro gran amor.
Te doy mil gracias por dame tu vida.
Te doy mil gracias por salvar mi alma perdida.
Te doy mil gracias por sanar mi ser.
Te doy mil gracias porque cada día me alentás a crecer.

Y como siempre te digo.....Por siempre y para siempre....
Nos une este gran amor.
Tu super eterna enamorada: Tere.

Quiero compartirte que de verdad me senté para apagar la computadora para ir a descansar y por un instante bajé mi cabeza, lo primero que vino a mi mente y a mi corazón fue Jesús.
Y sinceramente como te comparto en las letras de arriba, sentí en mi corazón como si era un niña en su presencia.
Entonces comencé a declarle las palabras que salieron de mi interior.
Espero que en este día, en donde te encuentres puedas tomarte unos minutos, agachar tu cabeza, despojarte de toda preocupación, entregarte en su presencia como si fueras una niña/ño y dejar que este maravilloso Jesús te acaricie, te ame y de paz a tu tal vez, cansado corazón.

!Qué Dios te bendiga!