miércoles, 1 de febrero de 2012

"COMO UNA NIÑA...ESTAS PALABRAS TE ESCRIBÍ"


Anhelo tocar tu rostro
Y declarar de Tí al mundo entero.
Y nunca callar tu verdad
Y siempre sentir que a mi lado estás.
Deseo más que nunca abrazarte.
Mirar tu majestad y ante Tí postrarme.
Y con mi corazón rendido ante Tí...
Te declaro que te confesaré por donde vaya.
Y declararé que en Tí está mi confianza.
Mi Jesús...
!Cuánto te anhela mi ser!
Mi Señor...
Sabés que sin Tí no sé que hacer.
Y espero hoy tu toque y tu poder sobre mi vida.
Porque sin Tí no sé vivir ni a donde ir.
Sos mi despertar, mi atardecer, mis noches protegidas.
Sos la luz divina que ilumina mi ser.
Sos mi Dios, mi amigo, mi consejero fiel.
Sos mi Señor, mi dueño, mi pasión y mi querer.
Te amo con amor profundo y te agradezco por tu amor.
Ese amor tan inmenso que se dio todo para traer salvación.


Te invito a leer y meditar sobre el Salmo 34, vas a poder ver qué alentador que es.

Quiero alentarte a tomar papel y lápiz y a dedicarle desde tu corazón bellas letras para Jesús, esas letras que están guardadas en tu interior y que hoy sería hermoso que las puedas volcar en un papel y así leer y meditar en cuán bellas frases salen de tu vida para este maravilloso, fiel, poderoso y amigo Jesús.
El maravilloso y poderoso Espíritu Santo está dispuesto a guiarte y a enseñarte, dejá qué su unción repose sobre tu vida.


¿Alguna vez te pusiste a pensar qué a Jesús le encanta qué le digamos cuánto lo amamos y qué le dediquemos hermosas cartas de agradecimiento y adoración para alguien tan maravilloso qué se dio sólo por amor, para tu salvación y la mía?

!Cómo siempre digo y me digo, no dejes para mañana lo que podés hacer ya!!...y para mí ese ya...es amar a Jesús.

Te envío cariños: Tere.


!Qué Dios te bendiga!