miércoles, 25 de enero de 2012

"LAS OLAS ME SIRVIERON DE INSPIRACIÓN"

Hay veces que la vida te pone cara a cara con una circunstancia difícil.
Algunas veces nos encuentra firme, con nuestra fe intácta; entonces nuestros problemas es como una simple ola que mueren en la orilla.
Pero otras veces nos encuentra débiles, sin fuerzas, diría que hasta peleando con la reserva de nuestra fe.
En medio de las pruebas siempre se crece, aunque sentimos que una gran tormenta nos va a derribar, de repente una fuerza interior nos pone de pié otra vez.
Esa fuerza interior es la mano poderosa de Dios obrando en nuestro corazón.
Orar sin cesar, clamar y clamar, creer y declarar victoria con fe...esa debe ser nuestra meta, creer en Jesús, en su mano de poder y amor obrando siempre a nuestro favor.
Y a pesar de cuan grande sea el problema, nunca Dios nos abandona, siempre nos ayuda y en medio de cualquier problema te capacita en Cristo Jesús para vencer.

"No miremos el tamaño gigante de nuestro problema, sino aprendamos a mirar con los ojos de la fe, la inmensidad de Dios y que todo se sujeta ante Él"


SALMO 144.

Con cariño: Tere.


!Qué Dios te bendiga!