jueves, 15 de diciembre de 2011

"NO A LA COBARDÍA...SÍ AL AMOR Y DOMINIO PROPIO"

Ante una situación difícil
!Cómo cuesta esperar!
Ante una enfermedad
!Cómo cuesta confiar!
Ante la pena, el llanto y el dolor
Sólo nos queda mirar al cielo
Y confiar en Dios.
Mi socorro viene del Señor
Dice el Salmo 121:2
Que hizo los cielos y la tierra
No dará tu pie al resbaladero,
Ni se dormirá el que te guarda.
Él guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre.


Cuando nos invade una situación inesperada, todo nuestro ser es conmovido.
Somos presas por un instante del temor, la angustia y el abondano.


Pero esta mañana al estar leyendo en la Biblia:
2 de Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.


Entendí que debemos identificar y sacar de raíz de nuestras vidas aquellas actitudes y situaciones que nos invaden de cobardía, llevándonos a retroceder y nos quitan la paz, la fe y la esperanza.

Según el DRAE cobardía significa:
Falta de ánimo y valor.


Jesús hizo un sacrificio muy grande al dar su vida por nosotras y gracias a ese sacrificio y amor, tenemos autoridad en Él para salirnos de todo desánimo y toda falta de valor, porque en Cristo Jesús somos más que vencedoras...¿No te parece?.

Padre Dios en el nombre de Jesús te pedimos perdón por nuestros pecados.
Amado Dios pedimos la presencia del Espíritu Santo sobre nuestras vidas y en Cristo Jesús renunciamos a toda actitud y situación que nos lleva a vivir bajo cobardía, desánimo y que nos roba la paz.
Declaramos poder a través de Cristo Jesús para vencer y creer.
Declaramos que Dios no nos dio espíritu de cobardía sino de amor y dominio propio para salirnos a través de Jesucristo de toda incredulidad y tomar por medio de la fe, la victoria para nuestras vidas y nuestras familias.
Gracias Dios amado, te entregamos y consagramos nuestras vidas.
Amén. (Así sea)


ATENCIÓN:
Quiero hablarle al corazón de la mujer que está sufriendo, que está padeciendo violencia... mi palabra para vos en este día es:
Amada...confía en Dios, buscá ayuda, rompé el silencio, tenés que salirte del círculo de la violencia.
Si el hombre violento no reconoce su situación y busca ayuda, vos no lo vas a cambiar, tu vida corre peligro.
Hablá con alguien, contale por lo que estás pasando, no sos un objeto para que te maltraten, sos una persona.
El perdón de parte de tu agresor no sirve, porque después vuelve otra vez a cumplir su círculo de violencia.
Sé que no es fácil tu situación, por eso rompé el silencio, salite ahora en el nombre de Jesús.
En Argentina podés llamar al:
0800-666-8537 línea gratuita en todo el país.
ó al 911
ó al 137 en Ciudad Autónoma.


"SEÑORES JUECES NO SIGAN ENTREGANDO EN LAS MANOS DEL AGRESOR A LAS VÍCTIMAS...NO QUEREMOS MÁS CARLAS DE LA PAMPA MUERTAS EN NINGÚN LADO MÁS."

!Qué Dios te bendiga!