viernes, 16 de diciembre de 2011

"MIS RESPUESTAS A TUS PREGUNTAS"


Hola amigas, a lo largo de todo este tiempo, he estado recibiendo en mi correo privado diferentes preguntas en cuanto a la enfermedad que tuve.
Elegí algunas de ellas para responderlas por este medio y obviamente algunas ya las contesté vía e-mail.


1) __¿Sufriste mucho con tu enfermedad a tal punto de querer morirte o de quitarte la vida?
__De quitarme la vida no, porque sólo Dios la da y la quita, sé que si me mataba me iba al infierno.
Pero sí lloré muchas veces pidiéndole a Dios que me llevara a su presencia porque los dolores que sufría eran muy fuertes, habían momentos en que mi cabeza parecía estallar, mi cuello era como si lo cortaban, no sé, era algo desesperante.

2)__¿Sentíste alguna vez qué Dios te abandonó o qué te castigó cuándo estabas enferma?
__Nunca sentí que Dios me abandonó, porque siempre fue para mí mi amigo; sabía que si estaba pasando por esto Él lo estaba permitindo, aunque no entendía para qué, con el tiempo Dios se encargó de mostrarme su voluntad a través de esa situación.
Dios no nos manda enfermedades pero sí las utiliza para nuestro crecimiento.
De parte de Dios nunca sentí que me estaba castigando, porque nunca había cometido nada malo para pasar por algo así, solamente soy una persona como cualquier otra que no es perfecta, pero que vive buscando agradar a Dios.

3) __¿Es verdad qué te habían dado cuatro años de vida y qué te viste morir muchas veces cómo lo contás en tu página?
__Claro qué sí, todo lo que cuento en mi página es verdad.
Muy bruscamente la doctora me dijo que me quedaban cuatro años de vida y que iba a quedar pronto en sillas de ruedas.
No estuve en sillas de ruedas, pero apenas tenía fuerzas para ir a lavarme los dientes, perdí parcialmente la memoria, vivía en la oscuridad de mi habitación, mi cerebro derecho se hinchaba hasta sentir que iba a estallar, tenía fiebre todos los días, los dolores de ganglios eran horribles, comencé a sufrir de pánico, tenía inestabilidad...bueno serían muchos síntomas para nombrar.

4)__¿Qué hizo qué Dios te sanara?
__Su amor y su misericordia a través de Jesús hizo que recibiera sanidad divina.
Nunca me enojé con Dios, siempre me tomé fuerte de Él, aunque muchas veces me visitaba la angustia y el desaliento, igualmente sabía que mi amigo fiel Jesús estaba siempre a mi lado.
Como siempre cuento, le dije al Espíritu Santo: ¿En qué te puedo ayudar para qué me ayudes?...y Él me habló al corazón:....Tere vos ocupate de controlar y trabajar en tus emociones, que yo me ocupo de tu físico.
Y fue así, trabajé mucho en cambiar, porque me había vuelto negativa en cuanto a mí misma, era muy exigente conmigo misma, vivía encerrada en mi propia enfermedad, me quejaba, etc.
Este texto fue clave para mí:
3 de Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.
Después de leerlo me dije: Si no estoy recibiendo salud es porque mi alma no está prosperando.
Te invito hoy a que reflexiones y te preguntes:
¿En qué áreas mi alma no está prosperando?


5) ¿Cuánto duró tu enfermedad y cuánto tardó tu sanidad?
_Tengo 45 años, me detectaron el Síndrome de Fatiga Crónica a los 30 años y comencé a recibir muy lentamente sanidad divina de los 37 a los 39 años de edad.
Justo el día que cumplí los treinta y nueve me dí cuenta que estaba totalmente sana.
Desde aquel día, gozo de buena salud, nunca más apareció esa enfermedad en mi vida.

Bueno amigas, tengo muchas preguntas para responder, voy a estar haciéndolo de a poco, voy a usar esta página para aquellas preguntas que son sobre mi vida y voy a mantener de manera privada aquellas que por supuesto lo son.

Si sigo así, voy a inaugurar: !Tere responde!ja,ja,...gracias por el amor que me brindan, gracias por visitar mi blog.

Si tienen preguntas y están dentro de mis posibilidades responderlas, envíen a mi correo y con gusto las estaré contestando.

Te regalo el Salmo 23, fue mi gran compañero en largas noches de dolor.
Declarar que Dios es mi pastor y que nada me iba a faltar y en ese nada estaba mi sanidad, dieron fe a mi vida.

!Hay vida en Jesús!!
El tema es recibir a Jesús como tu Salvador personal, confiar y creer en Él, saber esperar su voluntad, tener una relación personal con El Espíritu Santo y creer que las promesas de Dios se cumplen para sus hijos.
Cada día de mi vida, evalúo mi corazón a través de la Palabra de Dios, es un espejo en donde nos miramos el alma.

No te desanimes, no desmayes, Dios tiene un trato personal para cada uno, a algunos les lleva poco tiempo, con otros se toma más, pero Dios nunca quita sus ojos de nuestras vidas.
No mires para el piso, no vivas con la cabeza gacha, levantá tus ojos al cielo, dejá que hoy Dios ponga en tus labios una nueva canción.

Cariños: Tere.


!Qué Dios te bendiga!