domingo, 4 de diciembre de 2011

"HOY QUIERO ROBARTE UNA SONRISA"


Seguramente te estarás preguntando cómo soy...al ver mi manera de escribir, con poesías y poemas, con reflexiones y con experiencias que vivo por medio del Espíritu Santo; pensarás que soy una mujer seria, muy seria.
Bueno no, la verdad que no, tal vez estoy decepcionando a alguien, pero soy más tirando a divertida y a veces media despistada.
Me gusta ser simple y sencilla, amo ser así y me gusta ser responsable con todo lo que tenga que ver con Dios y con mi andar en la vida; pero eso no quita que sea divertida y despistada.
Hoy me quiero divertir y distender con vos, por eso pensé compartirte algunas de mis experiencias vergonzosas, pero divertidas que te van a llevar a conocerme un poquito más.


1) Hace unos años atrás, estaba en una reunión en una iglesia la cual asistía en aquel entonces; como soy atenta con las personas, mientras el predicador daba la Palabra y no se movía ni una mosca; puse mi mano en la cartera buscando un paquete de pastillas, antes de convidarle a mi esposo; por cortesía le ofrecí al señor que estaba sentado a mi lado derecho, pero no miré lo que había agarrado; solamente le convidé.
Como mi mano estaba extendida hacia él y él no tomaba ninguna pastilla; volví para mí el paquete....PAQUETE!!! PERDÓN!!! NO ERA UN PAQUETE!!! ERA UN TAMPÓN, SÍ UN OB. ESO QUE USAMOS LAS MUJERES EN ESOS DÍAS.
Obviamente no lo miré, ni escuché más lo que el predicador decía, solo me quería ir!!!

2) Fuí a la ferretería a comprar clavos que Jorge me había pedido, puse mi mano en mi cartera y le dije al muchacho:
__Me da cincuenta de estos.
Y el muchacho me contestó:
__Perdón señora, es una ferretería, no vendemos pinzas de depilar.
__Hay perdón, me equivoqué...(Y me fuí avergonzada con mi pinza y sin los clavos)

3) Estaba hablando con un hermano de la iglesia sobre lo difícil que es para algunas personas buscar de Dios por lo que es y no por lo que nos da.
Entonces queriéndome hacer la espiritual y entendida en la Palabra, le dije:
___Es que la gente busca a Dios por los "penes" y los peces.
Este pobre hombre quedó paralizado y yo no sabía como disculparme, le dije:
__Perdón por los panes y los peces, me equivoqué.
Amigas, todavía no me repongo de ese espantoso error, pero ya pasó el tiempo y me divierte contarlo.

4) Hace bastante tiempo atrás, fuí a comprarme algo lindo más bien sexy, para sorprender a mi esposo.
Fui a una tienda donde venden ropa interior muy linda, pero la atiende un señor muy mayor y gruñón.
Timidamente le pregunté cuanto salía esa prenda y él me dijo:
__Sale tanto...¿Pero sabe quién las usa no....?
__Ah sí claro. (repondí como diciendo qué perdido está el mundo, pero en realidad no era nada malo, pensé, es lo más normal preparanos para estar lindas con nuestro esposo)
Entonces él me preguntó:
__¿Qué va a llevar?
__Un par de medias 3/4 para usar con pantalones.(Respondí timidamente)
!!!Qué!!!... !gritaba en mi interior!!! Medias 3/4 y ahora qué le digo a Jorge...¿Alguien ve a las medias 3/4 color tostado sexy?!!!!
Me encanta reirme con esta experiencia, pienso en cuanto tabú tenemos algunas señoras cuarentonas casadas.

Obviamente tengo un montón, que digo un montón, muchos montones, por decirlo de alguna manera, de experiencias divertidas, horrorosas o como quieras llamarlas.
Seguramente estaré contando muchas más; pero quería robarte al menos una sonrisa; quería que sintieras que estás más cerca de mi corazón, que pudiste entrar un poquito en mi intimidad, en mi alma.
Me gusta reirme de mí misma, me encanta decirle a la gente cuando voy a dar la Palbra a algún lugar:
__Miren qué escupo cuándo hablo...!!!
Al principio se tiran para atrás con sus cabezas, luego comienzan a reirse y después se dan cuenta que no era tanta broma, que había algo de verdad, ja, ja.

Cariños y gracias por visitar mi página cada día, me llena de gozo saberte ahí, me acaricia el alma tener gente que me brinda tanto amor y cariño.


Te dejo un texto para meditar:



Salmo 92:12 El justo florecerá como la palmera;


Somos justos a través de Jesucristo y en Él podemos florecer porque de Él parte la vida.

!Qué Dios te bendiga!