domingo, 25 de diciembre de 2011

"ANALIZANDO LA ÚLTIMA SEMANA DEL AÑO 2011"


Cuando está finalizando cada año, siempre acostumbro a meditar y hacer un balance en cuanto a mi año vivido, me doy cuenta como Dios siempre nos ha sostenido y como su fidelidad siempre estuvo a nuestro lado.
Comienzo a proyectarme en los anhelos de mi corazón para el año 2012 y uno a uno le voy contando a Dios todas las metas que tengo y se las voy dejando en sus manos.
Mi deseo es hacer su voluntad, no quiero ir rápido, no quiero ir delante de Dios, sino que mi deseo es ir de su mano, disfrutando de su compañía y dejando que su Santo Espíritu me guíe.


Esta mañana estaba meditando en la siguiente Palabra:

San Mateo 8:23 Y entrando Él en la barca, sus discípulos le siguieron.
8:24 Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero Él dormía.
8:25 Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos!
8:26 Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.
8:27 Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?


!Cómo me conmovió esta Palabra!!
Pensé en mi vida, en las distintas situaciones vividas a lo largo de este año 2011 y comencé a recordar algunas veces cuando me desesperé porque creí que Jesús dormía y no me escuchaba, estuve muchas veces asustada por la tormenta sin darme cuenta que Jesús estaba allí para calmar y sacar de mi vida toda tempestad.
Luego..con lágrimas en mis ojos, le agradecí a Dios porque cada día de mi vida y de mi familia Jesús está con su mano levantada librándonos de todo mal, bendiciéndonos y acariciándonos con su amor.
Entonces...una inmensa sonrisa se dibujó en mi rostro y estas palabras salieron de mi corazón:
__Gracias Jesús, solamente siento la necesidad de decirte gracias, gracias por tu amor, por tu fidelidad, por todo lo que me diste y por lo que consideraste que no era momento de darme....gracias Jesús, te amo con todo mi corazón.

Y me quedé todo el día pensando en este maravilloso Jesucristo, quien por medio del Espíritu Santo nos lleva a vivir una vida en victoria.
Gracias a Él puedo proyectarme con fe y esperanza para terminar este año y comenzar un año nuevo sabiendo que en sus brazos estoy segura.

No sé que haría sin Él, sin su amor, sin su presencia, sin su poder, no podría respirar, mi corazón dejaría de latir.

En este comienzo de semana te invito a unirte junto a mí y que puedas decirle:
Amado Dios en el nombre de Jesús te damos las gracias por estar vivas, por nuestra familia, por nuestro hogar, por tu fidelidad a lo largo de todo este año.
Señor pedimos que tu Espíritu Santo nos llene de su presencia para declarar con fe que este año lo vamos a terminar en victoria para así comenzar un año 2012 lleno de paz, amor, unción, santidad, fortaleza y bondad por medio de Jesús.
Declaramos vida en Cristo Jesús, allí donde la necesitamos, declaramos sanidad, liberación, protección, prosperidad, sabiduría y una vida consagrada a Tí en cuerpo, alma y espíritu.
Amén. (Así sea)


!Qué Dios te bendiga!