lunes, 7 de noviembre de 2011

"Y VOLVÍ A JEREMÍAS...."

Jeremás 33:1 Vino palabra de Jehová a Jeremías la segunda vez, estando él aún preso en el patio de la cárcel, diciendo:
33:2 Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre:
33:3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.


Ayer después que estuve compartiendo en mi blog sobre Jeremías 33:3, estas palabras quedaron dando vuelta en mi cabeza.
Y hoy a la mañana, en mi momento de pasar tiempo más profundo a solas con Dios, después de continuar meditando en el libro de San Mateo, volví a Jeremías y me dije:
__Tiene que haber algo más.


Fue entonces cuando mi vista se fijó en los primeros versículos, en donde dice que vino Palabra de Dios a Jeremías, estando en el patio de la cárcel.
__Ahora entiendo!! (exclamé)


Amigas, cuantas veces nos encontramos presas a algo y nos sentimos tan ahogadas y oprimidas, que ni siquiera podemos darnos cuenta que Jesús está allí para ayudarnos.
Cuantas veces nos olvidamos que El Espíritu Santo intercede por nosotras con gemidos indecibles y nos da poder para vencer en Cristo Jesús y salirnos de toda situación que nos encarcela y no nos deja ver más allá.


Observemos que Jeremías estaba preseo, que Dios le habló y que en el medio de su situación de encierro físico, lo invita a clamar, a interceder, a orar, a importunarlo, a creer que Dios tiene todo el poder para sacarlo; pero hay una condición...Clamar a Dios en la intimidad, porque ahí te va a revelar su secreto, aquello que vos no te imaginás, aquello que no encontrás la salida, Dios te lo va a mostrar.

Fijate que Dios no lo invita a Jeremías a clamar en un sillón cómodo, con ventilador para que no sufra el calor, con un vaso de agua fresquita....no, para nada, lo está llamando a clamar en el medio de su peor situación, en el medio de un ambiente hostíl, en la cárcel!!


Quiere decir que si estás atravesando una situación difícil, en dónde todo lo que te rodea es un desastre, en dónde no tenés ganas de orar porque todo te quita la paz, allí justo allí, con tu corazón rendido a Dios, clamá, una y mil veces clamá, porque en el medio de esa situación Dios te va a dar revelación para que aprendas a salirte de ese lugar.
Dios te capacita hoy!!


Tenemos que clamar a Dios con fe (Hebreos 11:1), seguras de que nos oye y desea darnos la victoria.
Tenemos que identificar en qué cárcel emocional, física, espiritual, estamos encerradas y clamar a nuestro Dios en el nombre de Jesús, para que su Esp. Sto. nos llene de su presencia, nos revele, nos capacite y nos lleve a tomar las cosas grandes y ocultas que Dios tiene para nosotras y así levantarnos en Cristo Jesús, quien tiene todo el poder para romper las cadenas que nos atan y atan a nuestra familia y abrir cualquier cárcel espiritual....satanás está vencido por el sacrificio de Cristo en la cruz y esa cucaracha inmunda quiere que nosotras estemos bajo temor para que no podamos tomar las promesas y el poder que Jesús tiene para nosotras y así derrivar todo argumento que se levanta contra nuestra vida y familia.


Hoy es el día de levantarnos en Cristo, hoy es el día de clamar a Dios para que nos de revelación divina y podamos salir de cualquier cárcel de oscuridad!!

Te animo a que medites hoy en esta palabra, te aliento a clamarle a este maravilloso Dios, porque te aseguro que te está esperando para revelar a tu corazón la respuesta que estás buscando.

Te abrazo en Cristo Jesús y te deseo un inicio de semana bendecido!!
Cariños: Tere.


!Qué Dios te bendiga!