jueves, 24 de noviembre de 2011

REACCIONEMOS ANTE....." LA VIOLENCIA FAMILIAR"

Atención mujeres: Por lo común, la violencia comienza ya desde el noviazgo , y se perpetúa y agrava en el matrimonio o en la convivencia.

Si estás pasando por algunos de estos maltratos, pedí ayuda!!








DIFERENTES TIPOS DE MALTRATOS:
De acuerdo al tipo de fuerza que se emplee, el maltrato puede ser:
·Físico;
·Emocional o psicológico;
·Sexual;
·Patrimonial o financiero.




Maltrato físico:
Darle golpes, pellizcos, cachetadas, empujones; producirle quemaduras con combustible o con objetos calientes; intentar estrangularla; tironear o arrastrar del pelo; escupir o ensuciar el cuerpo de la mujer; hacerle comer o tragar por la fuerza la comida u otros elementos; provocarle cortes y heridas con objetos útiles a tal fin; arrojarle objetos o pegarle con ellos; aprisionarla contra la pared o los muebles; encerrarla en el baño o en el dormitorio; mantenerla a oscuras; perseguirla por toda la casa; arrojarla del auto; abandonarla en lugares desconocidos o peligrosos; patearle el vientre durante el embarazo; despertarla a cada rato para no permitirle descansar; atormentarla físicamente con todo tipo de torturas; matarla.

Maltrato emocional, psicológico y verbal:
Insultar y usar adjetivos degradantes; proferir amenazas (de muerte, de llevarse los chicos, de echarla); criticarla por todo cuanto ella dice o hace; gritarle y darle órdenes (frente a los hijos, y a veces frente a otros); humillarla, burlarse de ella y hacerle bromas que la hieren; culparla por todo lo que sucede en el hogar; no tomar en cuenta sus gustos, sus opiniones y sentimientos; mostrarse cínico, prepotente o insolente con ella; acusarla de traidora o desleal si ella cuenta lo que sucede a otros; manifestarle desprecio por ser mujer; humillarla y denigrarla de múltiples maneras; etc.

Maltrato sexual:
(incluye todo tipo de contactos sexuales en contra de la voluntad del cónyuge, con o sin penetración): exponerla involuntariamente a pornografía; nunca aceptar un «no» como respuesta, tratarla de manera grosera e insultante durante el coito; burlarse de ella y descalificarla por su rendimiento sexual; obligarla a tener relaciones sexuales delante de los hijos o de otras personas; violarla cuando está dormida; pedirle que realice gestos o actitudes que la humillan o incomodan; acusarla de frígida; obligarla a hacer el amor cuando está deprimida, cansada o enferma, o incluso luego de golpearla: etc.

Abuso financiero o económico:
No proveer para las necesidades de la familia; no darle dinero o hacerlo bajo mucho control; acusarla de gastar mucho; tomar decisiones unilaterales con respecto al dinero; poner en riesgo el patrimonio de la familia; apropiarse fraudulentamente de los bienes del otro; destruir objetos valiosos para ella (diplomas, agendas, etc.); quitarle las alhajas; revisarle la billetera y cartera con frecuencia; jugar el dinero de la familia; ocultar el patrimonio familiar: etc.

Maltrato social:
Impedir que la mujer lo acompañe a actividades sociales; prohibirle salidas laborales o amistosas; sabotear los cumpleaños y los encuentros familiares; impedirle trabajar o estudiar; abrirle su correspondencia postal o electrónica; controlar sus llamados; revisar sus pertenencias; no hacerse responsable de los hijos; controlar todas sus salidas; impedirle tener contacto con otras personas (familia, iglesia, etc.); etc.

Atención: En ámbitos religiosos también podríamos hablar de abuso espiritual, lo que refuerza las otras formas de abuso. Se trata de la manipulación operada a través de argumentos supuestamente «espirituales» o «religiosos», con los cuales se induce a la víctima a sentirse culpable y merecedora del castigo divino, porque no ha actuado con «sujeción» o con la obediencia debida al marido, etc.
(Material extraído del Instituto Eirene)

Amiga, si estás sufriendo violencia, por favor rompé el silencio y pedí ayuda.
Si tu agresor no quiere reconocer su condición de violencia, si no busca ayuda, si no busca tratamiento, no va a cambiar y te aseguro que vos no lo vas a poder cambiar.
Tenés que salirte de su círculo de violencia, el cual te está haciendo partícipe a vos y a tu familia.
No sos culpable vos por la violencia de él, nadie tiene el derecho a maltratarnos.
Hablá con alguien, avisale a una amiga, una vecina, un familiar, pedí ayuda a centros especializados; no estás sola, siempre hay alguien que te va a creer por lo que estás pasando y te va a tender una mano.

Números telefónicos para recurrir en Argentina:
911
ó 0800-666-8537 Línea gratuita en todo el país.
ó 137 Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

POR FAVOR:
Si tenés un blog, o alguna otra posibilidad de difundir números o direcciones para ayudar a quienes padecen violencia de género, publicalo; ayudemos a las víctimas desde nuestro humilde lugar.
Un simple número que para algunos puede parecer insignificante, puede salvar vidas.


!Qué Dios te bendiga!