sábado, 19 de noviembre de 2011

!HAY QUÉ HABLAR LA VERDAD...POR FAVOR!!!

Hola amigas, ayer por la tarde estaba viendo por la televisión un programa, solamente me gusta verlo cuando buscan a sus familiares, pero ayer pensando que era uno de esos, ya casi al final del programa, me senté unos minutos para descansar y estuve mirando a ver de qué se trataba eso.

Parece ser que un muchacho le pedía matrimonio a su pareja que estaban juntos hace ya 5 años y que tenían un hijo; además ella ya tenía dos hijos más. Él comentó que cada vez que le pedía matrimonio ella lo esquivaba.
Cuando la entrevistan a ella, dijo algunas veces que estaba bien así, que el matrimonio es algo especial y que se lo reservaba para otro momento. Pero que igual lo evaluaría y lo pensaría, a lo mejor sí aceptaría...bueno al final del programa ella aceptó la propuesta de matrimonio.


Pero el fin de este escrito no es para contarles un programa de televisión, sino un comentario que esta muchacha hizo y qué enseguida captó mi atención.
La locutora creo que le preguntó de qué religión era y ella dijo soy cristiana evangélica.


__!Qué!!!!...(exclamé)...qué pasó nadie le explicó este texto:
1 de Corintios 6:9-12
¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,
6:10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.
6:11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.
6:12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.


Gálatas 5:19-21
Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,
5:20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,
5:21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.


Amadas, la palabra de Dios nos habla claro, cuando dice: Mi pueblo perece por falta de conocimiento (Oseas 4:6)

La Palabra de Dios habla claro, no se necesita ser un entendido para darnos cuenta que si dice no fornicar, es no fornicar.
A veces no se le dice la verdad a las personas por temor a que sus iglesias queden vacías y en vez de la iglesia ser una buena influencia de valores en el mundo, dejan que el mundo traigan sus costumbres a las iglesias y así afectan a nuestros jóvenes, a nuestras familias.


Como hija de Dios, como mujer que busco vivir una vida conforme a su Palabra, no puedo dejar pasar por alto este tema.
Si estás conviviendo en pareja y no estás casada, estás en pecado.
No lo digo yo, lo dice la Palabra de Dios.
Si estás teniendo intimidad sexual sin estar casada, estás en pecado.
Si sos casada y estás teniendo relaciones extramatrimonial, estás en pecado.


Hay que tomar decisiones sabias, tenés que arreglar tu situación.
Estoy hablando a aquellas mujeres que aceptaron a Jesús como su Salvador personal, que le buscan, que le aman, que le sirven, pero sin embargo están conviviendo sin estar casadas...por favor...regularizá tu situación.


¿Qué es mejor tener las iglesias llenas con gente engañada, creyendo qué está todo bien, qué total Dios perdona?.....o tener gente que vive en santidad, gente que se les enseña, que se les guía a vivir en comunión con Dios, haciendo su voluntad!!

Quiera Dios que seamos personas que llevamos a las almas a ser salvas, a vivir bajo la Palabra de Dios y no personas que no les importa si se van al infierno.

Sé que mi mensaje de hoy no les agrada a muchos, pero yo a las cosas las llamo por su nombre, no soy perfecta, porque nadie es perfecto, pero soy una mujer que anhela vivir cada día bajo la voluntad de Dios.

Por mi parte no quiero ser de tropiezo para nadie, no voy a dar un mensaje diferente, el reino de Dios lo arrebatan los valientes, entonces es momento amiga en dónde te encuentres que te decidas a dejar de llevar una vida desordenada en cuanto a no hacer lo que la Biblia nos enseña y que su Santo Espíritu nos capacita para hacerlo.
Nuestras decisiones afectan no sólo a nuestras vidas, sino a la de nuestra descendencia, todo lo que siembro voy a cosechar.
Te pregunto:
¿Cómo es tu vida, de qué manera estás afectando a los tuyos?
¿Qué estás sembrando en tu vida y en el corazón de los demás, qué vas a cosechar en tu relación con Dios?


!Qué Dios te bendiga!