domingo, 2 de octubre de 2011

"RECIBÍ SANIDAD EN TU VIDA....EN EL NOMBRE DE JESÚS"


¿Debajo de qué paraguas te estás escondiendo?
¿A qué le estás teniendo miedo?
¿Estás atravesando alguna enfermedad o dificultad y te sentís más segura debajo de tus paraguas por temor a salir y dejar qué la lluvia de Dios renueve y sane tu vida?

Hoy es tu día...sí hoy es tu día...para recibir libertad en Cristo Jesús.
Corré el paraguas de tu cabeza, corré tus temores a no ser sanada, corré tus miedos, tus frustraciones, tu falta de fe, tu autocompasión, etc. y dejá que la lluvia de Dios, sus bendiciones, sus promesas, te toquen y así den vida a dónde sentís que la estás perdiendo.
Jesús es vida, Él está vivo y sigue obrando milagros a través de Su Santo Espíritu, Dios se complace en bendecirte gracias a la obra redentora de Jesús.

Entonces entiendo que hoy es un día importante, en el cual te tenés que poner de pié por dentro y decir basta, es un día en el que tenés que poner tu vida a cuenta con Dios, es un día en el que tenés que permitirte ser bendecida por parte de Jesús.

Isaías 53:4 Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
53:5 Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Dejá todo de lado, tomate tiempo hoy para meditar en esta Palabra y creerla, Jesús murió por nuestros pecados, quiere decir que debo arrepentirme de mis pecados y recibir a Jesús en mi corazón como mi Salvador personal y tener a través de Él vida eterna.

Pero también dice que el mismo precio pagó por nuestras enfermedades, sufrió por nuestros dolores, cualquiera sea, Él ya pagó el precio...Oh Dios mio...Jesús pagó el precio para nuestra Salvación y para nuestra sanidad, se llame como se llame la enfermedad, la dificultad, la dolencia, etc.
Nada tiene autoridad para levantarse contra nuestras vidas, si estamos selladas por su sangre preciosa, nada ni nadie se puede levantar para destruir nuestras vidas, si creemos en este Maravilloso Jesús que dio su vida por amor a nosotras, a nuestro hogar y a la humanidad.

Vamos amiga, no te rindas, declará esta Palabra para tu vida, tené ánimo, no te permitas perder la fe y la confianza en Dios, no escuches las voces negativas que te rodean.
Sí!! que Dios te ama, claro que Dios desea sanarte por medio de Jesús, claro que Dios no hace acepción de personas....Jesús murió por vos, Él pagó un alto precio por tu vida y por tu salud.

Cerrá tus oídos a toda situación adversa que te rodea, encerrate en la intimidad de tu habitación y derramá ante Jesús tu corazón, dejá que Él te sane y te restaure, dejá que El Espíritu Santo derrame sobre tu vida poder para creer, para levantarte en Cristo Jesús y levantate en este día para declarar las virtudes de aquel que te sacó y te llamó de las tinieblas a la luz admirable...esa persona tiene nombre, está viva, te ama y está deseoso de hacer un milagro sobrenatural y reparador en vos y en tu familia...SU NOMBRE ES JESÚS!!