domingo, 23 de octubre de 2011

NO TE QUEJES TANTO.....


El rodearnos permanentemente por la influencia de todo lo agobiante que se mueve en nuestro alrededor; hace que Dios muchas veces tenga que decir:
___ No te quejes tanto..... ¡ Por favor !!

Eso fue lo que Dios habló a mi corazón una mañana, después de haberme mirado la cara en el espejo y susurrar palabra de: __ ¡Qué feo tengo el cutis! Y haber mirado mi panza y expresar: __ ¡Qué panzona estoy!.....Mientras que a la vez mi cerebro me decía lo cansada que me sentía.

Entre medio de todo ese lío, el Espíritu Santo, habló a mi corazón de la siguiente manera:
___ No te quejes tanto..... Por favor!!!
No pierdas tu corazón agradecido.

Me sentí conmovida y avergonzada y lo peor que era verdad. ¿En qué me estaba convirtiendo? En una máquina de producir tuercas negativas que presionan mi cerebro hasta explotar.
¡Bum!!

Me gustaría llevarte a una sencilla reflexión, tal vez te encontrás quejándote de tu esposo e hijos, a lo mejor te fastidia la casa en que estás viviendo y ves todo negativo. Es muy probable que también te quejes de Dios y de cuanto tarda en contestar tus oraciones. Puede ser que tu gran motivo de queja e inseguridad sea tu propio cuerpo, entonces no te querés ni mirar en el espejo, ni comprarte ropa. Tal vez, sea la vida misma, la que te molesta, porque no sos lo que soñaste hace muchos años atrás.

Te doy un consejo: “Salíte en Cristo Jesús, ya mismo de ese lugar”
El tema está en identificar cual es tu problema y trabajar con esmero para sacarlo de raíz. !No tenemos por qué vivir de esa manera!
¿Qué ganamos con quejarnos? Nada. Pensalo, que hoy sea un día de reflexión y sanidad para tu vida, al igual que lo fue para mi vida, aquel día que El Espíritu Santo habló a mi corazón.
(Material escrito cuando estaba en proceso de sanidad por El Síndrome de Fatiga Crónica)

El Salmo 23 fue mi gran compañero en el proceso de mi sanidad, cada letra, cada palabra, el Espíritu Santo la hacía recobrar vida en mí.
Esta mañana estuve meditando en esta maravillosa palabra y te aseguro que siempre parece que lo leo por primera vez, porque siempre encuentro un mensaje, un aliento, un refrigerio de parte de Dios para mi vida.
Creelo, si dice que Jehová es tu pastor y nada te faltará, entonces creelo de corazón que nada, pero nada te faltará, el tema está en tener a Jesús en tu corazón, en tener una relación con Dios, en dejar que el Espíritu Santo te llene y te renueve de su presencia, vos tenés que buscar de Dios y vivir conforme a sus mandamientos, lo más maravilloso que me pasó en la vida, es haberme encontrado con Jesús y te aseguro que no es ningún sacrificio, seguirlo, obedecerlo y amarlo.


Besos.




!Qué Dios te bendiga!