jueves, 13 de octubre de 2011

"LETRAS DESDE EL CORAZÓN DE UNA MUJER"

Acabo de terminar de leer la Biblia y estar un rato tranquila en la presencia de Dios. Pensé en cuantas mujeres están sufriendo de dolor ya sea por alguna enfermedad, dolencia o dificultad y me recordé también a mí cuando sentía que la enfermedad que tuve me estaba ganado la batalla.
Pero gracias a Dios tenemos un Jesús tan inmenso, amoroso y poderoso, que llega a nuestras vidas y obra ese milagro tan esperado y tan imposible para la vista de los demás.

Te comparto las letras que me atreví a tomar del corazón de aquellas mujeres que sufren.


No dejes que mi corazón se ponga triste
Por favor ayudame a creer.
No dejes que mi cuerpo desvanezca
Por favor saname y saciá mi sed.
No dejes que el temor me invada
Y que llene de incredulidad mi corazón.
No dejes que sea avergonzada
Por favor resucitá mis huesos secos hoy.
No permitas que mi alma desfallezca
Y que mi corazón deje de latir.
No permitas que mis noches sean negras
Necesito de tu luz para vivir.
Apresúrate a rescatar mi vida
Necesito que te lleves todo mi dolor.
No quiero sufrir de desaliento
Y menospreciar así mi fe por Vos.
Ya no quiero llorar por las noches
Ni apretar mis puños de dolor.
Hoy más que nunca anhelo
Que viertas tu sangre en mi corazón.
Quiero volver a sonreir en la vida
Quiero darte alabanzas desde mi corazón.
Quiero ponerme de pié a pesar de lo que digan.
Quiero dar testimonio de tu unción.
Ya no voy a llorar por las noches.
Ya no voy a quejarme por tanto dolor.
Ya no voy a soltar la fe que tengo.
Hoy declaro que de tu mano yo voy.
En Tí esperaré mi milagro
Cobijada en tus brazos de amor.
Sabiendo que por mí diste tu vida
Y que también sanaste mi dolor.
Hoy declaro que el sufrir se va de mi vida.
Que la angustia y la pena salen de mí.
Hoy declaro que por Jesús estoy viva.
Y que llevaré sus Buenas Nuevas en mí.


En dónde estés amiga querida, no bajes los brazos, no te rindas ante el dolor...Jesús está vivo, Él desea obrar un milagro en vos.
Dios no hace acepción de personas y si lo hizo conmigo, también lo va a hacer con vos. Creo en un Dios especialista en resolver los imposibles.