viernes, 21 de octubre de 2011

!DECÍ NO....AL NOVIAZGO VIOLENTO!


¿Qué hacer en caso de estar viviendo situaciones de violencia en el noviazgo?

- Romper el silencio, haciendo saber lo que está ocurriendo a otra persona cercana y confiable (familia, amigos, docentes, líderes).
- Tomar medidas de seguridad personal, en caso de violencia física o de amenazas a la integridad personal.
- Acudir a servicios de ayuda especializados.
- Denunciar la violencia en los centros que correspondan.
- Es importantísimo rodearse de una red de personas que, de ser necesario, contengan, acompañen, protejan y ayuden prácticamente. Debido a la gran necesidad emocional que estas personas tienen, difícilmente se pueda resolver solo la problemática.

¿Cómo ayudar a alguien que está sufriendo violencia en una relación de noviazgo?

-Como prioridad, se debe establecer una relación de cercanía y confianza con la persona a quien queremos ayudar.
- No resulta útil forzar a la persona a tomar una decisión de ruptura que después no podrá sostener, ni tampoco criticar a la pareja, ni predecir futuros males (que probablemente ocurran, pero este método no es lo suficientemente disuasorio).
- Ayudarle a reconocer los síntomas disfuncionales de la relación.
- Si el joven o la joven pertenece a una comunidad de fe, resulta efectivo dar una charla general a todo el grupo de jóvenes sobre el tema de las relaciones de amistad y de noviazgo, los indicadores de pautas saludables y no saludables de los vínculos interpersonales, lo que Dios pretende y desea de nuestras relaciones para nuestro bien, etc. Muchas veces este método indirecto da mejores resultados. El joven o la joven que estén viviendo relaciones abusivas podrán sentir confianza de pedir ayuda a su líder o pastor, al saber que conoce del tema.
- Ofrecerle compañía para pedir ayuda a profesionales o instituciones especializadas en el tema que pueda existir en la comunidad.
- Seguir acompañando todo el proceso, fomentando sobre todo la autoestima y la concepción correcta sobre sí mismos, sobre la dignidad y el valor con que Dios nos ha creado, y clarificando los criterios saludables mínimos que cualquier relación de pareja debe reunir para felicidad de ambos miembros de la misma.
(Material extraído del Instituto Eirene)

Pedí ayuda, rompé el silencio:
Llamá al 0800-666-8537 (Línea gratuita en Argentina)
ó 911 ó 137.

Visitá estas páginas:

http://www.eireneargentina.com.ar

http://www.abriendoelcamino.blogspot.com

Es importante que la mujer entienda que no puede cambiar al hombre violento, no debe pensar que si está pasando situaciones de violencia en el noviazgo, después de casada las cosas van a cambiar y todo se va a transformar en color de rosa; por el contrario amiga, todo se va a transformar más oscuro.
La persona violenta tiene que reconocer su situación y pedir ayuda, tiene que estar bajo tratamiento y demostrar cambios en el futuro.
Qué te pida perdón cada vez que te agrede no soluciona nada, porque luego vuelve a caer en el círculo de violencia en el cual te colocó a vos también y todo vuelve a repetirse.
Amiga, pedí ayuda, rompé el silencio, no te calles; Dios no quiere para vos una vida así, Dios es amor, es un padre bueno, Jesús dio su vida por vos para que a través de É y en Él tengas no sólo vida eterna, sino una vida en libertad en todas las áreas de tu vida.
Así como la decisión de ser salvo es personal, la decisión de salirse de la violencia y salirse el agresor del estado de violencia es también personal, tenemos libre albedrío, te pido por favor que lo uses para salirte de ese tormento, porque si Él no se trata, tu vida corre peligro.
No te pido que veas a tu agresor como un monstruo, o una mala persona, te estoy diciendo que esa persona está enferma y necesita reconocer su situación y pedir ayuda, te vuelvo a repetir, vos no lo vas a poder cambiar.