viernes, 16 de septiembre de 2011

"YO QUIERO MÁS"...¿Y VOS?

Ayer te conté que era un día hermoso, casi primaveral, soleado, realmente un día para disfrutar al aire libre; bueno hoy no, está nubladísimo, llueve, hay alerta de caída de granizos, en algunos lados ya cayó, en fín, depende como lo miremos, para algunos es lindo para otros es feo.


Como ya te conté estoy apasionada leyendo el libro de Hechos, estoy bastante avanzada en la lectura, a veces vuelvo al principio, otras sigo adelante dejando que El Espíritu Santo me hable.

Ahora voy a regresar casi al principio de mi lectura en Hechos para compartirte un texto que tocó mucho mi corazón y que Dios me está hablando.

Hechos 3:1 Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.
3:2 Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo.
3:3 Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna.
3:4 Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos.
3:5 Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo.
3
3:7 Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos;
3:8 y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.
3:9 Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios.


!Qué Palabra tan reveladora, me emociona el corazón!
No me voy a detener en el hombre cojo que recibió su milagro, no...hoy no; sino lo voy a hacer sobre Pedro y Juan.
Este versículo me emocionó, fijate lo que dice:

Hechos 3:6 Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.

!Oh Dios mío exclamé!!
Bendecir a otros en tu nombre, reconocer que nada tenemos, sino que vos sos el dador de la vida, la fuente de todo milagro.

Recuerdo cuando hace unos años atrás mi esposo estacionaba el auto para dejar a mi mamá en su casa, era un 10 de octubre, teníamos las ventanillas cerradas, para una moto delante nuestro, baja un muchacho con un arma y desde el vidrio me apunta en la cabeza para robarnos, nuestra exclamación unánime fue:
__En el nombre de Jesús...
Automáticamente el muchacho bajo el arma, desesperado empezó a hacer gesto de que no iba a hacer nada, guardó el arma y salieron despavoridos.

Cuantos milagros, liberaciones, etc. he experimentado en tan sólo decir y creer en el nombre de Jesús.

Mi meta es reconocer que humanamente nada soy, que dependo de Él en todo, en mi vida, en mi servicio a Dios, que todo lo que tengo y soy es por Él y para Él.

Cada vez que Dios me da la oportunidad maravillosa de llevar su palabra y servirle, comienzo a tener aún una relación más estrecha con Él; porque para mí además de ser un honor servirle es una gran responsabilidad; porque no quisiera dejarlo mal, porque mi anhelo es ponerlo en primer lugar, porque las personas que asisten para ir a recibir de Dios, no necesitan a una mujer que les hable y les cuente sus experiencias y listo, las personas van a buscar que alguien les revele a ese Jesús que puede transformar sus vidas.

Por eso me llegó tanto esta palabra que manifestó Pedro al cojo, por eso me encanta cuando le dicen que los mire a los ojos.
!Qué importante es qué como siervos de Dios podamos tener una mirada transparente ante Dios y ante los demás; y en esa transparencia está nuestra autoridad en Cristo Jesús!

!Qué El Espíritu Santo llene nuestras vidas hoy, qué nos ministre en su poder, unción y amor, qué nos renueve, qué nos sature de su presencia, porque no podemos dar lo qué no tenemos!!

Cuando voy a servir a Dios a algún lado le digo:
__Oh Dios mío ayudame, son vidas necesitadas, hay familias detrás de estas personas, Señor en el nombre de Jesús me hago a un costado como Tere, para qué vos puedas obrar y tocar cada corazón.

!Qué Dios bendiga tu vida, tu familia, tu llamado , tu ministerio y por sobretodas las cosas qué nunca dejes de tener intimidad con Él, porque de esa manera vas a poder decir igual que Pedro....EN EL NOMBRE DE JESÚS LEVÁNTATE Y ANDA!!


!Qué Dios te bendiga!