jueves, 22 de septiembre de 2011

"SER SIMPLEMENTE....HUMILDES DESDE EL CORAZÓN"

Romanos 12:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.


Es importante en nuestro diario vivir, analizar nuestro corazón, en cuanto a cómo va con nuestras emociones, cómo se comporta en la vida con los demás, cómo se relaciona con Dios, etc.


Personalmente considero que mi mejor electrocardiograma espiritual está en someterme a la Palabra de Dios, allí queda al descubierto todo lo que forma mi interior, allí descubro como voy, allí entiendo cuanto me falta cambiar, allí entiendo cuanto gracias a hacer su voluntad estoy mejorando y creciendo cada día.

Sabemos que de lo que habla la boca, es el reflejo de como está nuestro corazón.
Si estudiamos en la Biblia el comportamiento de Jesús, su humildad, su amor, su fidelidad, su grandeza en todas las áreas de su vida, ya que siendo Dios, se hizo hombre para que en Él y por Él tengamos vida eterna, nos vamos a dar cuenta cuánto tenemos todavía por aprender de Él y ponerlo por obra.

A lo largo de mi andar cristiano he asistido a varios estudios de la Palabra, o cursos o talleres, no sé, diferentes actividades; he podido observar diferentes personalidades enseñando y he podido ver reflejado en ellas como estaba sus corazones.
He visto gente con muchos estudios, pararse a enseñar con una humildad de corazón, en dónde jamás dijeron cuántos títulos tenían, sino que eran cartas abiertas en dónde vos podías leer a Jesús en sus vidas, en dónde podías recibir del Espíritu Santo a través de ellas.
Pero también he asistido a lugares en dónde apenas se ponen adelante para enseñar, comienzan a decirte todos sus títulos, todos sus logros, todo lo que han realizado en sus vidas, etc, etc.
Cada vez que me encuentro en una situación así, el Espíritu Santo habla a mi vida;
__Tere nunca hagas eso, siempre presentame a mí, Soy Yo el que hace la obra, es a mí al que se debe exaltar.

Me enamora tener este Dios, por eso aprendo tanto de Él, por eso quiero ser simplemente sencilla y apasionada....Sencilla en llevar su Palabra, apasionada en presentarlo a Él por dónde vaya.


Pero para lograrlo tengo una gran responsabilidad y es pasar tiempo a solas con Él, es hacer morir mis emociones ante sus piés, es hacerme a un costado para que Él crezca en mí.

La humildad nada tiene que ver con la pobreza, con la autocompación, con lo pobrecitas que nos presentemos ante los demás: la humildad pasa por dejar que Dios crezca en tu corazón.


!Qué en este día, seamos una generación de mujeres, no importa la edad, no importa la distancia qué nos serpara, sino qué nos levantemos en humildad de corazón, para enseñar a tiempo, para exhortar en amor, no retar, no maltratar...por favor...exhortar con amor es enseñar, es tratar a las personas cómo Jesús lo haría!!

Me encanta estudiar y aliento siempre a qué estudien, pero eso no nos da autoridad, no nos hace mejor persona, nadie debe tener mayor concepto de sí mismo que el que debe tener.... y nuestro mayor concepto está en Jesús.


!Qué Dios te use en este día, qué te conceda las peticiones de tu corazón, qué resplandezcas para Él...pero qué vos tomes el compromiso de dejar qué El Espíritu Santo sea el qué te levanta y te coloca en determinado lugar!

Abrazos desde mi corazón al tuyo. Tere.


!Qué Dios te bendiga!