martes, 27 de septiembre de 2011

¿SE TE OCURRIÓ PREGUNTARLE A ÉL QUÉ LE PARECE?


¿Se te ocurrió preguntarle a Dios qué le parece tus planes para el día de hoy o estás escondiendo tu cabeza como el avestrúz para no afrontar el día de hoy y cambiar las cosas qué Dios te está inquietando a cambiar?
¿Tomás decisiones a las apuradas, sin tomarte el tiempo de evaluar las consecuencias de las mismas, o sos de aquellas mujeres qué no se mueven si no esperan la respuesta de Dios?


A veces me preguntan:
__Tere: ¿Cómo sé si es de Dios esta respuesta?


Bueno, es muy sensillo...Dios siempre pone paz en nuestro corazón, en lo personal, cuando no tengo paz ante algo no me muevo, espero en Dios, trato de hacer las cosas conforme a su voluntad y no a mis emociones y a mis tiempos apurados.

Hay que aprender a pasar tiempo a solas con Dios, haciendo morir nuestras ansiedades de quererlo todo ya y dejar que El Espíritu Santo nos guíe y nos enseñe qué hacer, qué decir, a dónde ir, etc.
Y eso se logra con una decisión personal de querer hacer la voluntad de Dios en nuestras vidas y el deseo inmenso de querer agradarle sólo a Él


Esta mañana estuve meditando en la Biblia y entre lo que estuve leyendo este texto de Santiago tocó mi corazón, vamos a leerlo juntas:

Santiago 4:13 ¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos;
4:14 cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.
4:15 En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.
4:16 Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala;
4:17 y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.


Mi reflexión:
Siempre, pero siempre debemos consultar a Dios en cuál es su voluntad para nuestras vidas y para todo aquello que queremos emprender; Él tiene pensamientos de paz para nosotras.
Además debemos tomarnos del texto 4:17...y al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado...me encantó esta palabra porque me lleva a hacer un balance de mi vida, ya que me hace evaluar si es que estoy haciendo algo mal a conciencia.


¿Qué quiero decir con esto?
Por ejemplo:
Si una persona sabe que la Palabra de Dios dice: no fornicar y fornica, obviamente está pecando; si dice la Biblia no mentir y mentís es pecado, si dice que debemos perdonar y no perdonamos, es pecado, etc.



Te pregunto:
¿Estás haciendo algo en tu vida concientemente, de propia voluntad, sabiendo qué ante los ojos de Dios está mal y sin embargo lo seguís haciendo?
Bueno, eso es pecado.


Qué hoy sea un día en que puedas poner tu vida a cuenta con Dios, un día en el que le dediques tiempo a aprender la Biblia, en que le dediques tiempo a tu relación personal con Él.
Te invito a tomar papel y lápiz y que puedas hacer una lista de todo lo que Dios está hablando a tu corazón y qué tenés que dejar a un lado y cambiar, para que puedas así identificar todo aquello que te es de tropiezo y que tenés que solucionar y quitar de raíz de tu vida.


Levantáte en Cristo Jesús...hoy es un gran día y merecés vivirlo en victoria por medio de aquel que te ama tanto que dio su vida por vos, su nombre es: !JESÚS!!

!Qué Dios te bendiga!