viernes, 9 de septiembre de 2011

!LA PUERTA QUÉ DIOS TE ABRIÓ NADIE TE LA VA A CERRAR!


Apocalipsis 3:8 Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.






¿Quién va a poder cerrar en tu vida la puerta qué Dios abrió?
NADIE!!
¿Pensás quizás qué tu enfermedad, o tal vez tus problemas familiares, quizás una congregación rebelde, o tu propia vida, o un falso testimonio sobre vos, o tal vez tus temores, inseguridades o falta de fe?
NO...NADA VA A CERRAR LA PUERTA QUÉ DIOS TE ABRIÓ.

Satanás no tiene poder sobre tu vida, si Dios está permitiendo que pases por alguna situación difícil es porque te va a sacar victoriosa de esa situación.

Fijate lo que dice Apocalipsis 3:8 aunque tenés pocas fuerzas, has guardado mi palabra y no me has negado.
Te pregunto:
¿Estás con pocas fuerzas?
¿Has guardado la Palabra de Dios en tu corazón y la has puesto por obra?
¿Has exaltado el nombre de Dios y no le has negado sino por el contrario?

Entonces te tengo buenas noticias, amada amiga, esperá en Dios, porque nada, ni nadie va a cerrar las puertas que Él te abrió, nada ni nadie te va a separar de su amor que es en Cristo Jesús, nada ni nadie podrá hacerte daño, porque estás escondida debajo de sus alas, porque Jesús es tu abogado, tu sanador, tu protector; porque el Espíritu Santo intercede por vos con gemidos indecibles y te da poder para vencer y para creer.

!Oh amiga querida, Dios quiera qué en este mismo momento estés sientiendo al igual que yo, un fuego en tu corazón, qué estés sintiendo su presencia sobre tu vida, trayéndote paz, amor, gozo, salud, restauración y fe!

Hace unos años atrás, me atreví a decir basta a una situación de abuso de menores de alguien que estaba en una determinada iglesia.
Me atreví a creerle a las víctimas y por eso estudié sobre Orientación y Prevención de violencia familiar.
Por meterme en esos asuntos, recibí amenazas, mentiras sobre mi vida, mi matrimonio, etc. El enemigo se había ensañado creyendo que me iba a hacer retroceder.
Pero comencé a avanzar más en Cristo Jesús, pude por la gracia de Dios ayudar a un montón de mujeres y niñas que estaban siendo abusadas, con tan sólo el hecho de escucharlas, facilitarles la dirección de donde acudir y saber delegar.
Pero en medio de esa situación, una mujer de liderazgo me dijo:
__Si te vas, se te van a cerrar todas las puertas, Dios te va a cerrar todas las puertas espirituales.

Inmediatamente rechacé esas palabras y me puse en comunión con Dios, en la intimidad de mi habitación, sin fuerzas por tantas luchas, pero tomada bien fuerte de su Palabra.

Un día suena el teléfono en mi casa, y me llama una pastora que nada sabía de lo que yo estaba viviendo, hacía mucho tiempo que no la veía y me dice estas palabras:
__Dios puso en mi corazón estas palabras para vos: Tere: ninguna puerta que yo te abrí se va a cerrar, al contrario te voy a abrir puertas nuevas.

Y así fue hermanas y amigas queridas que leen mi página, Dios abrió nuevas puertas en mi vida, nada ni nadie las puede cerrar.
Por eso hoy te digo:
No escuches las voces que se levantaron en tu contra, sólo andá a la presencia de Dios y derramá en oración a Él tu corazón, porque para Él tus lágrimas, tus ruegos y tus oraciones no son en vano.

Vos valés, Cristo pagó un alto precio por vos, no dejes que nada te robe esa bendición.
Mis abrazos y mis cariños en este día. Tere.