viernes, 19 de agosto de 2011

!TENÉS OLOR!!!

Oh...Noooo!!! !Qué horrible suena qué alguien nos diga qué tenemos olor!!!
Enseguida comenzamos a pensar si tendremos olor a transpiración, olor en la cabeza, mal aliento, olor en los piés, olor a humedad en la ropa, no sé, un sin fin de olores.
Pero fijate lo que dice la Palabra de Dios, para aquellas personas que hemos recibido a Jesús como nuestro Salvador personal:


2 de Corintios 2:15 Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan,....


!Qué nadie menosprecie tu vida, si has recibido a Jesús en tu corazón, su perfume y su dulce fragancia están en vos!

!Animate a dejar qué los demás huelan el perfume de Jesús a través de tu vida, Dios ha puesto en vos talentos y dones para que los uses para su gloria!

Ahora bien, fijate lo que dice el próximo texto bíblico:

Salmo 100:4 Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.
100:5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,
Y su verdad por todas las generaciones.


El miercoles a la noche, mientras estaba preparando la comida para mi familia, comencé a sentir la presencia del Espíritu Santo junto a mí.
En lo personal siempre tengo por compañero de actividades al Esp. Santo, ya sea cuando cocino, limpio, salgo a andar en bici, no sé, en mi andar diario, trato de caminar con Él a mi lado, de conversarle mis cosas, de decirle cuánto lo amo y lo necesito, de consultarlo, etc.
Pero esa noche mientras preparaba la cena, estaba cantando: "Anhelo conocerte Esp.Sto", tema que ya te compartí en mi blog y de repente una presencia cálida tocó mi corazón y la palabra: "Gracias" comenzó como a cobrar vida en mi interior.
Y allí entre cubiertos, carne, platos sucios y mi delantal puesto, comencé a dar Gracias a Dios:
__Señor gracias por mi vida y por lo que hicistes en mí, gracias por mis hijos, gracias por mi esposo, gracias por mi madre, por mi familia, por tal y tal cosa y así estuve no sé cuanto tiempo, pero sólo salían de mi boca y mi corazón palabras de agradecimiento.

Entonces entendí una vez más, que debemos entrar a su presencia con acción de gracias, debemos tener un andar diario con acción de gracias, a pesar de las dificultades, a pesar de las oraciones todavía no contestadas, a pesar de estar preparando la cena, a pesar de todo....en nuestro corazón debe haber siempre gratitud a Él; porque por Jesús y para Jesús estamos vivas.
Gracias a Él tenemos salvación y vida eterna, gracias a Dios que por amor envió a su Hijo Jesús por nosotras, gracias al Espíritu Santo que nunca nos abandona y siempre nos guía a toda verdad.


Te invito hoy a que esta palabra reine en tu corazón.





A pesar de cualquier situación, te aliento a que por un instante dejes todo de lado y te enfoques sólo en agradecer a Dios, porque si estás leyendo este blog es porque estás viva y si estás viva es porque Dios te sostiene, te ama y cada día se deleita en vos, porque puede oler a través de tu vida, el perfume de su amado hijo, Jesucristo nuestro Salvador, sanador, libertador y único gran Dios.


!Qué Dios te bendiga!