martes, 9 de agosto de 2011

"SABIDURÍA...FE Y FUERA ... EL DOBLE ÁNIMO"


Esta mañana después que cada uno de mis hijos se fueron a sus actividades de estudio, como ya sabés que es habitual en mí; tomé mi Biblia, mi lista de oración, preparé mi mate calentito y me dediqué a estar en la Presencia de Dios.
Comencé a leer el libro de Santiago en el Nuevo Testamento, podrás ver que es un libro de pocos capítulos, así que lo terminé de leer todo y antes de orar me detuve a meditar en Santiago 1:5 al 8...¿Qué te parece si lo leemos juntas?




Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.
1:6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.
1:7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.
1:8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.


Después de leer y meditar profundamente esta palabra, incliné mi rostro y le pedí a Dios que derrame sabiduría de lo alto sobre mi vida y mi familia. Esa sabiduría que viene de Él, esa sabiduría que te capacita para llevar adelante tu andar diario, para estudiar, para tomar decisiones correctas, para vencer, para detectar cualquier situación, en fín, cada una de nosotras sabe para qué necesita sabiduría de Dios.
Luego examiné mi fe y le pedí a Dios en el nombre de Jesús que si tenía falta de fe en algún área de mi vida, le pedía perdón y que necesitaba que aumente mi fe y la de mi familia, esa fe que te ayuda a vencer, a declarar y decretar bendición por medio de Jesús y a través del Espíritu Santo a tu vida.
Le dije a Dios que no quería que mi vida sea como la onda del mar que va de un lado a otro, dudando ante cualquier situación que se presenta, le pedí que si era así en algún área que me lo haga ver, para corregir mi actitud junto con mi amigo y ayudador El Espíritu Santo.
Luego de analizar este texto y de ponerme bajo la Presencia de Dios, sentí paz en mi corazón, sentí fortaleza, sentí su amor y cariño, porque entiendo que debemos tener una actitud ante Dios de reconocer que le necesitamos y que Él tiene todo el poder para mostrarnos, guiarnos, enseñarnos y ayudarnos en nuestro andar diario.
Me encanta cuando reconocemos que no somos super personas, sino personas que amamos a Dios y que le ponemos en primer lugar ante todo.

Te invito a que puedas leer este texto de Santiago y que hagas un balance de tu vida a través de su Palabra, porque a Dios le agrada que lo invitemos a Él a formar parte de nuestro comienzo del día, le agrada que le entreguemos todo nuestro ser, nuestro corazón y nuestro caminar.


PD:
Si padecés violencia de algún tipo, no te calles pedí ayuda, rompé el silencio.
Llamá al 0800-66-MUJER (Todo el país, línea gratuita)
ó 137 Ciudad Autónoma
ó 911 Prov. Bs.As.


Si padecés alguna enfermedad, no te desanimes, no pierdas la fé, Jesús está a tu lado, Él es el Dios de los imposibles.
Podés contar conmigo para orar por tu necesidad, escribime:
tere-b@hotmail.com



!Qué Dios te bendiga!