jueves, 25 de agosto de 2011

"PONERSE EN LA BRECHA"


No soy una mujer pasiva en las cosas de Dios, mi actitud para con Él es de buscarlo cada día, de meditar en su Palabra, de pedirle que me llene de Su Espíritu Santo, de trabajar junto a Él para lograr ser una mejor persona cada día.
No soy pasiva tampoco en cuanto a la oración, tengo momentos de quietud en su Presencia y tengo momentos de batallar, de interceder conforme el Espíritu Santo ponga en mi corazón.
He pasado y a veces paso momentos muy difíciles, obviamente como cualquier persona, pero entiendo que la oración es el arma poderosa que tenemos los cristianos.
Sé que ninguna oración vuelve vacía, eso lo tengo bien en claro, también sé que las respuestas llegan a su tiempo y no al mío.
Y por supuesto en cada situación siempre se crece, nunca Dios te deja sola, nunca mira para un costado, por el contrario, te toma de la mano y te ayuda a subir un escalón más.



Jeremías 33:3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.


Sé lo que es clamar a Dios, sé lo que es que Dios te responda, sé lo que es que Dios te enseñe y sé lo que es que Dios te muestre y te revele cosas ocultas; porque siempre Dios saca a la luz todo lo oculto, siempre Dios revela a sus hijos sus planes, siempre Dios tiene una relación con aquellos que le buscan.


Ezequiel 22:30 Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.


Brecha: según DRAE
1. f. Rotura o abertura irregular, especialmente en una pared o muralla.
2. f. Rotura de un frente de combate.
3. f. Resquicio por donde algo empieza a perder su seguridad. Hacer brecha en algo.
4. f. Herida, especialmente en la cabeza.

Es muy raro que comience mi día sin dedicarme un tiempo a meditar en la Palabra, a orar y a interceder.
Y en ese interceder entendí perfectamente lo que es ponerme en la brecha por otra persona, por alguna situación, etc.

Yo quiero que cuando Dios mire buscando a alguien para ponerse en la brecha por algún ser, me encuentre a mí.
Sería muy triste que Dios me halle distraída, incrédula o en cualquier otra cosa que no sean sus caminos.

Es mi deseo que Dios me encuentre y te encuentre a vos tambíen con la actitud de corazón de ponerte en la brecha por tu esposo, por tus hijos, por tus padres, por tu familia, o por quien Dios te muestre.
Es mi deseo que nos levantemos como mujeres poderosas en Cristo Jesús y llenas de la unción del Espíritu Santo, para orar e interceder en aquellas situaciones difíciles en las cuales el enemigo puede entrar y hacer estragos en las vidas de las personas.

Cada día, oro y me pongo en la brecha por mi hogar, por mi matrimonio, por mis hijos y por cada petición que llevo anotada y se la presento a Dios en oración.

Pero si las personas no tienen una relación con Dios, si no leen su Palabra, si no buscan saber de Jesús y vivir por Él y para Él; sino viven en santidad, si no pasan tiempo con El Espíritu Santo, (me estoy refiriendo a las personas nacidas de nuevo en Cristo Jesús) entonces con qué autoridad se van a poner frente a cualquier situación a interceder y a ordenarle a satanás que suelte las vidas de sus hijos, familias, etc.

Jesús pagó el precio por nosotras, no tenemos que hacer ningún sacrificio para ser salvos, sino que recibimos ese regalo de parte de Dios por gracia, pero el andar diario con Jesús, tener la unción de Dios sobre nosotras, tener autoridad espiritual, orar por los demás, etc. eso tiene un precio; y ese precio es la consagración a Dios. es invertir tiempo con Él, es morir a uno mismo y dejar que Él crezca en nosotras.

Te aliento en este día, a que en primier lugar si sentís que no tenés autoridad en Cristo Jesús, a que te pongas a cuenta con Él, a que rindas totalmente tu vida a Él y a que te salgas de este evangelio Light, que muchas veces lejos está de predicar una vida en santidad.

Luego te invito a que te encierres en la intimidad de tu habitación y dejes que el Espíritu Santo llene tu vida, no podemos dar lo que no tenemos.
Y el Espíritu Santo te va a dar el discernimiento y el poder para ponerte en la brecha por esa situación tan difícil que estás atravesando.

Por ejemplo: Mis hijos nunca salen de casa sin que le oremos, si está mi esposo le ora él y sino yo.
Siempre los cubrimos con la sangre de Cristo Jesús, los bendecimos y los entregamos en las manos de Dios.

Te animo a ser activa en Cristo Jesús, porque tenemos un Dios que desea que fluyas en sus ríos y no que te quedes en aguas estancadas en dónde con el tiempo da mal olor.

Este es un día de victoria, de respuestas, de busqueda para con Dios!



!Qué Dios te bendiga!