miércoles, 31 de agosto de 2011

"NO PUEDO EMPEZAR EL DÍA SIN DECIRTE...."


Revélame tu rostro cada día
Acaríciame con tu amor y tu poder
Sosténme de tu mano mientras viva
Y dejáme decirte que por Tí viviré
No existe nada ni nadie que te iguale
No hay quien a tu lado tenga comparación
Sos mi luz, mi camino, mi todo
Sos mi amigo inigualable...."Mi Jesús"
No encuentro mayor gozo que estar en tu presencia
Tu amor y tu poder me cautivan cada día
Te miro y contemplo tu grandeza
Y deseo decirte que sos mi fortaleza
!Cómo no honrarte y servirte!
!Cómo no decirte que te amo!
Si me cautivastes con tu vida
Y llenastes mi corazón con tu mirada
Jamás te dejaré de amar
Estoy agradecida contigo
El sólo abrir mis ojos y sentirte
Hacen que cobre fuerzas y te alabe
Quisiera subir bien alto a las montañas
Y desde allí declararte mi amor
Quisiera pintarte mil estrellas
Y colocarlas una a una en tu corazón
Y perfumar con mi vida tu vida
Y saludarte cada día desde el sol
El tenerte me llena de gozo
Tu paz acaricia mi corazón
El haberme encontrado contigo
Fue, es y será lo mejor que me pasó.
Y como siempre te digo:
Te amo Jesús...por siempre y para siempre
Nos une este gran amor.
Siempre tuya: Tere.


Como cada mañana, preparé mi mate, tomé mi Biblia, mi lista de oración, papel en blanco, lapicera y me dispuse a pasar tiempo con mi Jesús.
El Espíritu Santo es nuestro ayudador, consejero, maestro, amigo y mucho más y siempre le pido a Él que su presencia se manifieste en mi vida.
Después de leer la Palabra y orar, me disponía a hacer mis tareas diarias, pero en mi corazón estaban dando vueltas estas palabras que te compartí; así que tomé el papel y las escribí.
Vengo a mi página a compartirlas con vos, para alentarte y decirte que dejes que tu corazón fluya, que te atrevas en este día a escribirle a Jesús las letras que están guardadas en tu corazón.
Dejá que El Espíritu Santo te llene, te guíe y te ministre, dejá que Él pinte en tu corazón las mejores melodías de amor para que vos se las puedas transmitir a Dios.


Estoy meditando profundamente sobre el evangelio de San Lucas.
Hoy me llamó poderosamente la atención esta palabra.


San Lucas 17:11 Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.
17:12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos
17:13 y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!
17:14 Cuando Él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.
17:15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,
17:16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.
17:17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?
17:18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?
17:19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.


Me llamó poderosamente la atención ver que estos leprosos fueron sanados en el momento después que habían estado con Jesús, fueron sanados en el camino.
Entonces pensé en las personas que están buscando un milagro de parte de Dios y quizás van a una reunión de milagros y salen igual que entraron; o tal vez se arrodillan y oran con fe, pero se levantan y nada pasó y el desánimo las invade y la fe decae.
Quiero decirte que Dios hace como quiere, que tenés que estar preparada, porque a lo mejor en tu andar diario, Dios puede sorprenderte con ese milagro reparador que estás esperando.


Y no quiero dejar pasar por alto la actitud del corazón, sólo uno volvió a dar gracias y gloria a Jesús.
Es mi deseo que siempre tengamos un corazón agradecido, un corazón humilde, un corazón rendido a Jesús, porque por su gracia somos salvas y entiendo que nuestra vida debe ser a pesar de cualquier situación un canto de gratitud hacia Él.


!Qué nada ni nadie te robe la fe, qué nada ni nadie te robe tu milagro, no te desanimes, no pierdas las esperanzas, tenemos un Dios que permanentemente le sale al encuentro a sus hijos y los bendice!

!Te envío cariños, te bendigo en Cristo Jesús y doy las gracias a los
e-mails y comentarios que recibo manifestándome tanto amor, desde mi corazón mil gracias!!!

!Qué Dios te bendiga!