lunes, 29 de agosto de 2011

ESTA PALABRA HABLA POR SÍ SÓLA.


Salmo 1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,
Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
1:2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.
1:3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.
1:4 No así los malos,
Que son como el tamo que arrebata el viento.
1:5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos.
1:6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;
Mas la senda de los malos perecerá.

Quiero alentar a cada mujer que siente que muchas veces va en contra de la corriente, ya que pareciera que quien no lleva una vida consagrada a Dios, le va mejor que a ella que vive por y para Jesús.
!Cuántas veces nos parece qué a los demás las cosas le resultan más fácil qué a nosotras qué permanecemos en el camino recto de nuestro Dios!
Bueno...me parece que es momento de leer y meditar en el Salmo 1, para que el desánimo, el desaliento y la falta de fe no nos invada.


!Somos bienaventuradas por ir a la presencia de Dios y buscar consejo en Él!
!Somos bienaventuradas por guardar su Palabra y cumplirla!
!Somos bienaventuradas porque nuestras vidas crecen en el río de Dios y allí siempre hay vida!
!Somos bienaventuradas porque Dios conoce nuestro corazón, nada le es ajeno, su oído está atento a nuestro clamor siempre!
!Somos bienaventuradas porque nuestra senda no perecerá gracias al poder y al amor de Jesús qué habita en nosotras por medio del Espíritu Santo!

Podría nombrar infinidad de reflexiones a cerca de por qué somos bienaventuradas.
El tema no es que sólo las conozcamos, sino que creamos que son para nosotras.

!Qué importante es tener comunión con el Espiritu Santo, porque Él nos revela la voluntad de Dios para nuestras vidas, Él nos da buenos consejos y no nos deja caer en consejos de malos!

Estamos en los últimos tiempos, debemos entender que tenemos la obligación de leer la Palabra de Dios, para que nadie nos engañe.
En la Palabra de Dios el pecado es pecado, pero parecería que en muchos lugares al pecado se lo pintó de gris y ya no es tan pecado.
La fornicación es fornicación, la mentira es mentira, el adulterio es adulterio y así podría seguir nombrando todo lo que la Biblia nos enseña y que no hay sinónimos para calificar a estas palabras, no hay parecidos, simplemente es pecado....si una jovencita no se casó y tiene relaciones sexuales, está en fornicación.
Si una mujer está casada y tiene un romance con otro hombre está en adulterio, no lo digo yo, lo dice la Biblia....entonces me pregunto por qué se minimiza tanto y se permite todo esto dentro de algunas iglesias y/o familias cristianas???!!!

Entonces parecería que quienes nos mantenemos dentro de la Palabra de Dios, dentro del consejo del Espíritu Santo, dentro de su voluntad, estaríamos siendo religiosos o legalistas.

Mi espíritu está muy triste, quiero alentarte a que seas bienaventurada como en este Salmo 1 y no que seas como el tamo que arrebata el viento.

!Por favor enseñemos la sana doctrina, enseñemos a las personas a qué deben leer la Biblia, a qué deben tener una relación personal con Dios, porque de esta manera nadie los va a poder engañar!

Yo quiero que Dios me llame bienaventurada, porque he sido fiel en guardar su palabra, en cumplirla y en tener una relación con Él, te deseo lo mismo en dónde quieras que estés.

Te abrazo en Cristo Jesús.


!Qué Dios te bendiga!