miércoles, 17 de agosto de 2011

"AUNQUE A VECES NO LO ENTENDAMOS...PERO TODO NOS AYUDA A BIEN"


Esta mañana abrí mi Biblia justo en esta Palabra y la verdad me sentí inquietada a leerla, a pesar de que ya la conozco y Dios bendijo muchas veces mi vida a través de ella, hoy la atesoré en mi corazón de una manera diferente.



Romanos 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

¿No te pasa qué muchas veces no entendés para qué te toca vivir determinada situación, o enfermedad, o dificultad, etc.?
¿No reflexionastes muchas veces, qué si vos le amás a Dios, para qué estás padeciendo cierto momento?
En lo personal soy de reflexionar, de colocar mi vida dentro de la Palabra de Dios y así entender lo qué Dios me quiere enseñar a través de su Santo Espíritu.
Quiero alentarte a creer, a que sepas que todo te ayuda a bien, porque Dios está trabajando en tu vida, porque tiene un propósito en vos y porque te está llevando a un nivel superior en Cristo Jesús.
Pero no nos olvidemos que nos enseña de que a los que aman a Dios y en este amar a Dios entra la obediencia, el cumplir su palabra, el pasar tiempo con Él, en tener un corazón humilde ante su presencia.


Romanos 8:31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Si le obedecemos a Dios, si nuestras vidas están escondidas debajo de sus alas, si hemos dado nuestro corazón a Jesús y dejamos que su Sto. Espíritu nos llene...entonces me pregunto: ¿Quién podrá menospreciar, atacar y destruir a sus hijas?


Romanos 8:35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

A pesar de tu enfermedad, a pesar de tus dificultades, a pesar de todo lo que te pasa, nada ni nadie te va a separar jamás del amor de Dios, porque tu vida está comprada con la sangre derramada de Jesucristo de Nazareth.


Romanos 8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.


Sos más que vencedora en Cristo Jesús, no en vos misma, sino que tus fuerzas para vencer viene de Jesús, Él dio su vida por amor a vos.
No hay pasado, no hay presente y no hay futuro que pueda venir en contra de tu vida, Jesús pagó un alto precio por amor a vos.


!Qué Dios te bendiga!