martes, 26 de julio de 2011

"DONCELLA: CUIDÁ TU VIRGINIDAD"


Chicas, necesito que sepan que el sexo es un regalo de Dios para el matrimonio.
Sé que en estos tiempos son presionadas por todas partes para hacer ver como normal las relaciones sexuales desde adolescentes y sobre todo fuera del matrimonio.
La virginidad es lo más preciado que tenemos, es el tesoro que vas a entregar a tu esposo la noche de bodas.
Pero hoy en día está todo tan pervertido que la chica que se dispone a guardarse para ese momento, la tratan de tonta; además de ser motivo de burla.
Ese es el mensaje que da el mundo, a lo bueno se lo llama malo y a lo malo bueno.

La Palabra de Dios dice: ... Recibiréis poder, cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo..... ¿Poder para qué? No sólo para predicar, sino para vencer la tentación.
Él es nuestra fortaleza y nuestro ayudador.
¡Busquen del Espíritu Santo!
Chicas cuiden su virginidad... ¿Por un minuto de placer, vas a perder tu tesoro?


No somos un objeto para que nos tomen y nos usen.
Nosotras debemos marcar la diferencia, si no te valorás vos primero, los demás no lo van a hacer.
El hombre que te ama verdaderamente se va a sentir digno de respetarte, de esperarte y de amarte.
Muchas mujeres miden su inteligencia y belleza por la cantidad de hombres que se acostaron; otras parece que llevan un cartel de sexo en la frente.
Eso es no tener identidad propia, eso es ser manejadas por el entorno, por los medios, por ciertos hombres y por espíritus de sexo, que sólo buscan degradar a la mujer.


Sí tenés amigas/os a tu lado que te incentivan a tener intimidad sexual
!Apartate!! Buscá gente llena del amor de Dios, hay muchos jóvenes que aman a Dios con todo su corazón y desean hacer su voluntad.

También sé que hay muchas chicas que ya han perdido su virginidad, o que están a punto de hacerlo.
Debés pedir ayuda, debés cobijarte bajo las alas de Jesús y dejar que Él te guíe, te hable y te restaure.
Para Jesús sos su tesoro más valioso.


Vamos a orar:
Para consagrarte sexualmente:
**Señor Dios, en el nombre de Jesús te pido por favor que me ayudes a guardar mi virginidad para el momento de mi matrimonio.
Renuncio a toda tentación sexual ahora.
Llename Espíritu Santo de vos, te necesito.
Poné a mi lado un hombre que me ame y que me sepa respetar.
Amén.**


Si ya perdiste tu virginidad:
**Señor Dios, en el nombre de Jesús te pido perdón por haber perdido mi virginidad. Me arrepiento y renuncio a todo pecado sexual, a toda fornicación.
Declaro que me perdono y que perdono a quien o a quienes me indujeron a hacerlo. Llená mi vida de vos Espíritu Santo, necesito ser libre ahora.
Amén.**


Jorge y yo estuvimos de novios cuatro años y siete meses. El primer año no estábamos en los caminos de Dios, pero yo tenía bien definido en mi interior que quería llegar virgen al matrimonio y él me respetó siempre.
Luego, Jesús llega a nuestras vidas y ambos teníamos el mismo sentir. Por supuesto que sufrimos tentaciones, pero acudimos rápido al Espíritu Santo para que nos ayude a no caer.
Nuestra noche de bodas fue mágica, llevamos veintiún años de casados, pero siempre recordamos esa velada tan especial, tan cuidada, tan llena de amor. Vale la pena esperar.


La mujer no fue diseñada por Dios para satisfacer los deseos de un hombre, no fue creada para ser usada, no viniste al mundo para ser títere de nadie.
La mujer fue creada como compañera del hombre, para amarse, para respetarse y para disfrutarse juntos. Para que en la intimidad sexual dentro del matrimonio sean uno.

Tal vez te estás riendo y digas que vieja anticuada es Tere, pero sí vamos a creer en la Palabra de Dios, creámosla toda. ¿No te parece?
(De mi libro: "Ahora sé quien soy"//aún no editado)


!Qué Dios te bendiga!