martes, 5 de julio de 2011

!CÓMO ME GUSTA SER MUJER!

!Me encanta ser mujer! !Me encanta qué Dios haya derramado su amor sobre nosotras las mujeres!
Me encanta abrir mi corazón a Jesús y contarle todo lo que me pasa, me encanta relacionarme con El Precioso Espíritu Santo.
Me encanta tener hermanas en Cristo Jesús, como vos amada lectora amiga.
Estuve pensando en diferentes situaciones de mi vida cotidiana y llegué a la conclusión que todas me acercan a Dios, si yo me preocupo y esmero en tener una relación personal con Él.
Desde el momento de comenzar mi día y orar, al lavar los platos, al cambiarme para salir, al disfrutar de la naturaleza, de mi hogar, mis hijos, mi esposo, mi mamá, etc. Me hace feliz sentir que todo me acerca a la fidelidad de Dios.


Entregar en oración todos mis temores y preocupaciones en las manos de Dios.






Sentarme en la compu y escribir en mi blog todo lo que está en mi corazón.




Mirarme al espejo y contemplar con agradecimiento a Dios el paso del tiempo y su fidelidad para conmigo.






Ponerme linda para dar un paseo.






Lavar los platos mientras converso con Dios.




Tener flores entre mis manos y disfrutar de su bello arona.







Deseo de todo corazón que podamos tener un andar cotidiano en santidad y amor.
Es necesario que tengamos un corazón agradecido con este maravilloso Dios que nos da la vida y nos cuida.
A veces y lo digo por experiencia propia, nos enfocamos sólo en lo negativo que nos tocó vivr y sin darnos cuenta nos vemos en un círculo de oscuridad que no sabemos como salir.

Jesús siempre está con su mano extendida, Él nos tiene paciencia, nos enseña y nos lleva a vivir una vida de crecimiento y en victoria por el poder de su amor.

Amo a Jesús con toda mi vida, lo amo por lo que es, lo amo y me emociona tanto que al escribir siento la necesidad inmensa de seguir diciendo que lo amo con todo mi corazón.

Amiga, dónde quieras que estés, levantá tus brazos hacia el cielo y dejá que Jesús transforme tu vida.
Entregale a Él tu corazón, porque Él ya se dio por vos en la cruz y resucitó.
Él vive y desea vivir en tu corazón.


!Qué Dios te bendiga!