sábado, 2 de julio de 2011

“EL PRIMER AMOR EN CRISTO”


Apocalipsis 2: 2-4 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;
2:3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.
2:4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.


**¿Qué es el primer amor o quién es el primer amor?
El primer amor es Cristo, Él es el primero y el único.
Jesús es quien dio su vida por amor a vos, Él se presentó ante vos con toda su esencia, esa esencia es amar, Él pudo dar su vida, sólo por amor y gracias a ese amor incondicional hoy tenemos vida eterna.

Cuando nos encontramos con Jesús y le recibimos en nuestro corazón y nos sentimos perdonadas y amadas, todo nuestro ser se enamora de ese maravilloso Dios. Entonces le queremos servir en la iglesia, hablarle a toda la gente de Él, queremos leer la Biblia y que alguien nos explique, etc.

**¿Debo tener el primer amor hacia Jesús antes qué quién?
San Mateo 10:37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;
10:38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.


Algunos pueden decir:
¡Qué mal está esto, cómo no voy a amar a mi mamá, a mis hijos!
No nos está diciendo eso, al contrario, Dios ama a las familias y nos llama a amar a nuestro prójimo; lo que no tenemos es que poner en primer lugar a nada ni a nadie más que a Él. Y nos lleva al plano personal también, toma tu cruz, toma tu vida, negate a vos misma y seguime.

En el libro de Hechos tenemos el ejemplo de una iglesia ideal.
Todos estaban juntos y recibieron el Espíritu Santo, tenían dones, compartían sus bienes, servían a Dios, etc.
Pero parece ser que de a poco el amor de algunos hacia Jesús y su obra se fue enfriando, dejándolo de lado y si bien servían y tenían en claro la Palabra de Dios, comenzaron a hacer las cosas por obligación o tal vez obediencia, pero no por amor a Jesús.
Y es ahí cuando nos encontramos con la iglesia de Éfeso.
En Asia existían más de siete iglesias, por ejemplo estaba la iglesia de Colosas que Apocalipsis no la menciona.

**¿Por qué menciona Apocalipsis sólo siete iglesias?

Porque el Espíritu Santo es muy probable que nos interprete en estas iglesias, la espiritualidad, los problemas y las circunstancias que eran tan reales antes como ahora.
Comienza hablándonos que dejaron de lado el primer amor y nos lleva a una serie de acontecimientos que fueron ocurriendo debido a la pérdida de ese amor en dónde sus corazones se habían alejado y olvidado de Jesús y sus mandamientos.

Algunas características de esas iglesias:
1) Éfeso: Dejó su primer amor.
2) Esmirna: Iglesia perseguida que sufrió pobreza y martirio.
3) Pérgamo: Iglesia que mezcló doctrinas y necesitaba arrepentirse.
4) Tiatira: La iglesia falsa que siguió a una profetiza seductora.
5) Sardis: La iglesia muerta que se durmió.
6) Filadelfia: Iglesia de amor fraternal que soportaba pacientemente.
7) Laodicea: La iglesia tibia que su fe no era ni fría ni caliente.


Posiblemente te identifiques con algunas de estas iglesias, puede ser que dejaste de lado el primer amor hacia Jesús, o que te sentís bajo persecución y cansada, o tal vez al no tener respuesta inmediata de parte de Dios, acudiste a otras doctrinas, (curanderismo, parapsicólogos, etc.), quizás creíste en alguien que hablaba en el nombre de Dios y te traicionó, tal vez estás muerta espiritualmente, te dormiste, tal vez estás tibia, andás como las ondas del mar para un lado y para otro.

Ahora bien, hay que salirse de ese estado, hay que identificar lo que te sucedió, renunciarlo y entregarlo en las manos de Dios.

¿Qué texto clave te da la Biblia para salirte de lo qué te pasa y así puedas volver al primer amor?

Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

El secreto y la victoria está en poner los ojos sólo en Jesús.
Debés sacar tus ojos del problema, debés sacar tu mirada de vos misma, de lo que te hicieron, de lo que sufriste, de la injusticia que estás viviendo, debés perdonar, debés poner otra vez tu mirada en El Rey de Reyes y Señores.

A lo mejor te estés preguntando...
¿Jesús todavía está ahí esperando qué yo vuelva a creer en Él, qué yo vuelva a confiar en Él?

Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Este texto se usa mucho para evangelizar, pero tenemos que entender que está dentro del contexto de la exhortación a las siete iglesias, en este caso a Sardis. Este texto es para su pueblo!

Jesús saca a la luz los problemas de cada iglesia, deja en evidencia por medio del Espíritu Santo cuales son las equivocaciones y pecados que han cometido, llama al arrepentimiento y además les dice:
Yo Jesús estoy siempre esperando, yo te llamo, me dejaste del lado de afuera, me tenés que abrir tu corazón, tenés que oír mi vos, te estoy llamando, te estoy diciendo que te arrepientas, que te sanes, que me abras otra vez tu corazón, que vuelvas al primer amor conmigo y yo te voy a recibir, a abrazar y a compartir mis manjares, vos vas a cenar conmigo y yo con vos, seremos uno, por medio de mi sacrificio en la cruz.

1- ¿Qué originó en tu vida qué hayas dejado tu primer amor?
Tala vez una relación de pareja, tus padres, tu líder, tus pastores, falta de perdón, desengaño, etc.

2- ¿Tal vez te sentís tibia?
No tenés ganas de orar, de leer, de ir a la iglesia, de arreglarte, etc.

3- ¿Tenés qué perdonar o perdonarte?
A quien te lastimó, o a vos misma porque estás con culpa.

4- ¿Tenés que confesar tus pecados? (1 de Juan 1:9)

5- ¿Estás dispuesta a abrirle a Jesús tu corazón?
Jesús te ama y este es el momento de restauración y de reconciliación con este maravilloso Dios que dio su vida por amor, sólo por amor.

Oremos:
Padre Dios en el nombre de Jesús te pedimos que nos perdones si hemos descuidado, o perdido nuestro primer amor hacia Jesús.
Espíritu Santo te invitamos a nuestro corazón para que nos renueves y nos hables.
Dios, renunciamos en el nombre de Jesús a todo lo que ocupa el primer lugar en nuestras vidas ante que Jesucristo.
Amado Dios te necesitamos, queremos vivir una vida en victoria, libres y llenas de tu poder, amor y Santa Unción.
Amén. (Así sea)


!Qué Dios te bendiga!