viernes, 17 de junio de 2011

!!!Y ME FUÍ A BAÑAR!!!

Último día de la semana, viernes ya llegó, todo el trajín de cinco días hábiles vividos, sinceramente nos hacen cansar.
!Qué los chicos, qué el trabajo, qué la casa, qué el marido, qué la comida, qué la limpieza, qué....qué... y etc. de miles de etc. de qué....!!!!

Sinceramente no quería terminar mi viernes así:










Entonces me fuí a dar un bañito:











Pude tener unos minutos a solas con Jesús, allí, mientras me bañaba, sentí la necesidad de abrir mis labios para adorarle a Él.
Le dí tantas gracias por su fidelidad, por su amor, por estar viva, sólo es su obra sobre mí, porque cuando pasamos por una enfermedad muy difícil, nos tomamos de todas las promesas, las declaramos, las confesamos, pero en nuestro interior tenemos que luchar con el temor de que estos síntomas no se vayan nunca.
Pero enseguida Jesús nos acompaña y nos sostiene y nos fortalece.
Entre una de las alabanzas que salieron de mi corazón es esta y te la quiero regalar a vos también, amiga que lees mi blog.


Anhelo tocar tu rostro
Y declarar de Tí al mundo entero.
Y nunca callar de tu verdad.
Y siempre sentir
Que a mi lado estás.
Deseo más que nunca abrazarte.
Mirar tu majestad
Y ante Tí postrarme.
Y te confesaré por donde vaya.
Y declararé que en Tí
está mi confiaza.
Mi Jesús...
Cuanto te anhela mi ser.
Mi Señor...
Sabés que sin Tí no sé que hacer.
Y hoy espero de tu toque y tu poder.
Porque sos mi Dios, mi Jesús amado
Él Santo de Isarel.
Y por dónde vaya nunca callaré.
Que tengo un Dios que salva y sana.
Y que hoy tocará tu vida
y te levantará también.


Amada hermana, no importa tu condición, Dios te levantará como a las águilas por el poder de su amor.

Jesús es especialista en resolver imposibles, en su corazón está sellado tu nombre, nadie más que vos amada amiga ocupa ese precioso lugar, para Él sos especial tesoro, no te olvides que sus oídos están atentos a oir tu dulce voz.

Te animo a que te pongas de pié por dentro, a que declares vida en Cristo Jesús sobre tu vida, a que te animes a creer que todas las promesas de Dios son para vos.
Jesús te ama y te aseguro que para Él no hay nada más hermoso que contemplar nuestro rostro, sé con total certeza que Jesús se goza tanto cuando nosotras sus hijitas pasamos tiempo de intimidad con Él.


Jesús no mira tu condición....Él mira tu corazón.

!Qué Dios te bendiga!