sábado, 25 de junio de 2011

"A QUIEN AMÁS SIN HABERLE VISTO"


"ME SENTÉ A ESCRIBIR...PORQUE ME INSPIRÉ EN ESTA HERMOSA PALABRA"

** A quién amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso...** (1 Pedro 1:8)




Preparé mi mate, abrí mi Biblia y me dispuse a leer, 1 de Pedro en adelante.
Fue realmente mágico para mi corazón el leer este versículo:
“ A quien amáis sin haberle visto”. __ ¡Es verdad! (exclamé) ¡Te amo con todo mi corazón y sin embargo nunca te he visto!

Sentía que todo mi ser se estremecía, mi mente parecía entender y traer a la memoria un montón de vivencias que había tenido al lado de mi amado Jesús.
Me dí cuenta cuanto lo amo, a pesar de que nunca lo he visto cara a cara.
Pero sin embargo lo he sentido de tal manera junto a mí, que es como si hubiese contemplado su rostro siempre. No sé como es su cara, ni su cuerpo, ni su cabello o su mirada, pero sin embargo sé como es su amor hacia mí, su fiel amistad, su sencillez, su poder, su pureza y su majestad.
No sé si es alto, o bajo, rubio o moreno, no me interesa tampoco, porque el amor que siento por Él, va más allá. El amor que nos une tiene un precio inmenso y es su muerte en la cruz por amor a mí y a vos; y a través de su sacrificio, resucitó y hoy tenemos por Él y en Él, vida eterna.
¿Hay algo más grande qué eso? ¡Claro qué no!
Y es por eso que aunque no lo he visto, lo amo.
Porque enlazó mi corazón al suyo, porque cautivó mi ser con su respeto y ternura. Porque me eleva una y mil veces a las alturas y me hace sentir que puedo vencer, que puedo cambiar, que vale la pena creer.

Continúe leyendo y quedé impactada por otro texto, que también cautivó mi atención. **... Para que anunciéis las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable;**(1 de Pedro 2:9)

Comprendí una vez más, que mi obligación es anunciar al mundo las grandes virtudes que Jesús posee.
Pero la primer convencida debo ser yo, porque no puedo hablar de alguien que no conozco, no puedo hablar de Jesús, si no paso tiempo con Él, si no leo la Biblia.
Creo que hoy tenés un desafío por delante:
Enamorarte de Jesús, tenés que experimentar que lo podés sentir y proclamar sus virtudes.
¡Qué Dios te super bendiga !
(De mi libro: "Ahora sé quien soy // aún no editado)