miércoles, 29 de junio de 2011

¿A DÓNDE PUSISTE TUS OJOS?


Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios

!Cuántas veces en mi vida puse y pongo mis ojos en las circunstancias qué me toca vivir!
!Cuántas veces puse mis ojos en la enfermedad qué tenía, cómo si ella nunca se iría de mí!
!Cuántas veces tuve miedo, tuve angustia, temor o falta de fe!
!Cuántas veces me he olvidado de poner mis ojos en Él!

Dios con su infinito amor y paciencia me habló muchas veces a mi corazón con este hermosos texto de Hebreo 12:2.

Me mostró que había desviado mi mirada de Jesús y la había puesto en mi dificultad.

Por eso cada vez que atravieso por alguna dificultad, o cuando estoy en medio de una prueba, o cuando tengo que tomar decisiones, o simplemente para vivir la vida misma, me digo:
__Tere poné tus ojos en Jesús, sólo en Él. Pensá qué haría Jesús en tu lugar, cómo actuaría Él, porque Cristo es tu modelo a seguir.

En este día te pregunto a vos y me pregunto a mí misma:

¿En dónde están puestos nuestros ojos?

Pido al Precioso Espíritu Santo que revele a nuestro corazón todo lo que nos ata y nos aleja de poner nuestra mirada en Jesús, para que podamos sacar toda carga, dejársela en sus manos y declarar que a pesar de las circunstancias, a pesar de las enfermedades, a pesar de lo presente y lo por venir, vamos a seguir firmes puestos nuestros ojos en Jesús, porque Él tiene cuidado de nosotras, porque a Él le interesa bendecir nuestras vidas y porque Jesús nunca nos trae hasta acá para volver atrás.