sábado, 7 de mayo de 2011

"YA SÉ QUE HOY ESCRIBÍ MUCHO...PERO TOMATE UNOS SEGUNDITOS Y LEELO...VA DESDE MI CORAZÓN"


“PARÁBOLA DE LAS DIEZ VÍRGENES”
SAN MATEO 25:1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.
25:2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.
25:3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;
25:4 más las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.
25:5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
25:6 Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
25:7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.
25:8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.
25:9 Más las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.
25:10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con Él a las bodas; y se cerró la puerta.
25:11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!
25:12 Mas Él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
25:13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Novio ............. Jesús
Iglesia ............ Nosotros
Vasijas ............ Nuestra vida
Aceite ........... Espíritu Santo
Lámpara ........... Biblia
(Salmo 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino).
Lumbrera: Cuerpo que despide luz.

Definición:
Prudente: Que tiene prudencia y actúa con moderación y cautela. Sensatez, buen juicio. (drae)
Insensata: Falto de sensatez, falto de juicio. (drae)

Las bodas en ese tiempo en Israel duraban una semana y todo el pueblo estaba invitado.
El novio iba a buscar a su novia junto a un gran número de invitados.
No se sabía a que hora llegaría el novio a buscar a la novia; las doncellas vírgenes lo acompañaban con lámparas encendidas para guiar el camino y adelante del novio se iba pregonando ahí viene el novio.
La novia es Israel, nosotros somos su iglesia (el Israel espiritual), somos su cuerpo y Cristo es la cabeza.
Debemos considerar que antes de Mateo 25, Jesús en Mateo 24 se refiere a las señales que vendrán antes del fin. Entonces esta parábola nos llama a estar en alerta y preparados siempre, porque no sabemos en qué momento puede venir Jesús.

Esta parábola debe servirnos para analizar nuestras vidas conforme a la palabra de Dios, no es para traernos condenación y culpa y por consiguiente alejarnos de Dios.
Esta parábola debe servirnos para evaluar nuestras vidas y encaminarnos en Cristo para ser restaurados si es que nos encontramos en la condición de las cinco vírgenes insensatas.
Las diez vírgenes representan a diez creyentes espiritualmente hablando. Virgen es quien no ha tenido relaciones y en el plano espiritual es aquel que no tiene relaciones con el pecado, con el mundo, es una persona que practica el arrepentimiento y hace la voluntad de Dios. Es aquella persona que recibió a Jesús como su salvador personal y vive sus vida en obediencia conforme a la Biblia.

1 de Juan 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
2:16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.
2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

¿Estás haciendo la voluntad de Dios?
¿Cómo estás guardando tu cuerpo, tu alma, tu espíritu?
¿Te sentís como la onda del mar qué va de un lado a otro?


Filipénses 2:12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,
2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

La salvación se consigue por gracia, es un regalo de parte de Dios por medio de Jesucristo al dar su vida por nosotros.
El andar cristiano tiene un costo y es morir a nosotros mismos, por medio de Jesús. Es a través de la fe, por medio del arrepentimiento y hacer su voluntad.

IMPORTANTE:
Debo leer la Biblia para conocer la voluntad de Dios, debo pasar tiempo con Él. Cuando me ocupo en hacer la voluntad de Dios, me estoy ocupando de mi salvación de caminar en santidad.

¿Tenés la seguridad de qué sos salvo?
¿Estás convencido o estás convertido?
¿Llevás una vida de andar cristiano ante Dios y los demás?
¿Qué fruto da tu vida?


Las vírgenes tenían sus lámparas, tenían la palabra de Dios, sabían muy bien el evangelio; entonces ¿Cuál era la diferencia entre ambas?
La diferencia era el aceite, la llenura del Espíritu Santo y este a su vez les rebelaba la voluntad de Dios para sus vidas.
Pero vemos que las insensatas no repararon en tener sus vidas acorde a la voluntad de Dios y llenas del Espíritu Santo.
Entonces cuando vino el novio las insensatas le pedían aceite a las prudentes.
Es interesante rescatar que nuestra salvación, nuestra relación con Dios, nuestra llenura del Espíritu Santo es personal, nadie nos puede dar de lo suyo, sólo Dios si se lo pedimos y lo buscamos a Él.

Lucas 11:13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Dios no se complace en el castigo, su esencia es el amor y dentro de ese amor, a tal punto que por amor a nosotros nos ha dado a su único hijo Jesucristo.
En Jesús entra el amor, el perdón, la santidad, la restauración, la victoria, la fortaleza, la unción, la fe, etc.
Pero cuando pecamos y no nos arrepentimos y seguimos con lo mismo, somos nosotros los que abrimos puertas de destrucción para nuestras vidas. (emocional, espiritual, física, material, etc.)

Sofonías 3:17 Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.

Apocalipsis 3:5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

Romanos 8:1
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.
8:3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;
8:4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
8:5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
8:6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

Romanos 8:35
¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
8:36 Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.
8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Ahí está la clave de nuestra victoria, en Jesús, en recibirlo en nuestro corazón, en creer en Él, en hacer su voluntad, en querer saber qué me enseña la Biblia para ser cada día más como Jesús, el esperar que se cumpla en nosotros su Palabra. Jesús enseñó: Es necesario que me vaya para que venga otro consolador, El Espíritu Santo.
Debemos buscar la llenura del Esp. Sto.
Cuando entendemos todo esto, no necesitamos buscar nada en el mundo, no necesitamos dudar si somos salvos o no, porque el Esp. Sto. trae convicción a nuestro espíritu de que estamos haciendo las cosas bien.


!Qué Dios te bendiga!