martes, 17 de mayo de 2011

"TE SENTÍS.....CANSADA, DESESPERADA, AGOTADA, DESCONSOLADA Y SIN FUERZAS"

¿Te sentís tan sóla qué hablás hasta con las flores de tu florero?
¿Tu suegra vive en el gimnasio y tu mamá vive todo el día en la academia de baile?
¿Tu hijo está todo el día en la compu y la nena no afloja con el teléfono?
¿Tenés pilas de ropa para planchar y nadie te da una mano?
¿El bebé llora todo el día y de noche no pegás un ojo?
¿Tu marido se metió en la cama porque casi llega a los 37º de fiebre?
¿Vivís buscando precios en el super ya qué la plata no te alcanza?
¿Te sentís precionada a ser flaca y estar impecable todo el día? (un modelo irreal)
¿Ya no sabés qué hacer de comer?





















Te entiendo amiga, creo que tu cerebro, tu corazón, tus emociones, tu físico, gritan:
S.O.S.



Bueno aquí va la respuesta para vos y para mí:
1 de Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.


Te invito y me invito a dejar todas nuestras cargas, preocupaciones, ansiedades, temores, culpa, depresión, angustia, enojo, etc. en sus manos; porque Jesús tiene cuidado de nosotras.
Jesús tiene poder para ayudarnos a vencer, sólo en Él tenemos la victoria y la paz que necesitamos para llevar nuestras vidas y nuestra familia cada día.
Busquemos hoy al Precioso y Poderoso Espíritu Santo, Él nos va a guiar a toda verdad, necesitamos ser llenas de su Presencia.

Dejame guiarte en esta oración:
Padre Dios en el nombre Jesús, pido la Presencia del Espíritu Santo hoy sobre mi vida, necesito un renuevo, necesito ser restaurada.
Renuncio en el nombre de Jesús a todo lo que me ata, me aleja y me genera culpa en este día, tomo la decisión de perdonar a (poné el nombre de la o las personas qué tenés que perdonar), me declaro libre ahora de toda falta de perdón.
Dejo en tus manos querido Dios todas mis ansiedades y declaro que en Cristo Jesús soy más que vencedora.
Te amo y te necesito, Espíritu Santo pon en mi corazón gozo, porque el gozo de JESÚS es mi fortaleza. Ayudá a mi incredulidad y restaurá mi cansado corazón.
Amén. (Así sea)


Te bendigo y te envío muchos cariños: Tere.


!Qué Dios te bendiga!