lunes, 21 de marzo de 2011

"SÍ SUPIERAS TÚ"


SÍ SUPIERAS TÚ...
CUANTO YO ESTOY
TAN CERCA DE TÍ.

SÍ PUDIERAS TÚ...
TAN SÓLO COMPRENDER
MI INFINITO AMOR.

NO ESTARÍAS HOY...
LLORANDO Y AMARGÁNDOTE.
SINO...QUE VENDRÍAS A MÍ
Y TE COBIJARÍAS EN MI AMOR.


Hola amigas: Esta mañana tempranito preparé mi mate, tomé mi Biblia y me dediqué a orar y pasar tiempo con mi Señor Jesús.
Hoy es un día cálido y soleado muy pero muy hermoso, a pesar de que comienza el otoño, parecería como si el verano no nos quisiera dejar.
Me puse a leer el libro de Timoteo y a dejar que el Espíritu Santo ministrara mi vida.
Me gusta leer, me gusta orar y sentir la Presencia de Dios, me encanta hacer silencio en su Presencia, dejando que Él me ministre.

Tomé papel y lápiz porque sentía que Dios quería darme algo y fue cuando puso en mi corazón:"Sí supieras tú"; y aunque muchas veces las cosas que escribo en primer lugar son para mí, esta vez sentí que va dirigido para algunas de ustedes.
Sí amiga, siento en mi corazón que no te permitís saber o tal vez reconocer que Jesús está a tu lado, que su infinito amor te está acariciando, que Él desea cobijarte en su precioso amor.

Te invito hoy a que puedas entregarle a Jesús toda queja, toda amargura, toda incredulidad, toda soledad, toda depresión y todo aquello que impide el fluir de Dios en tu corazón.

Te regalo este texto bíblico, a mí me bendice mucho:

FILIPENSES 4:4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!
4:5 Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.
4:6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad
.

Determiná con tu corazón y declaralo con tu boca, que hoy va a ser un día en el que te vas a permitir a pesar de cualquier situación adversa, regocijar en Cristo Jesús.
Entregale a Dios toda ansiedad y afán, dejale tus peticiones en sus manos.
Declará que crees y sabés que El Espíritu Santo te va a guiar a descansar en la presencia de Jesús, guardando tu mente y tu corazón.
Comenzá a pensar en positivo, declarando el versículo 8, donde todo lo verdadero, honesto, justo, puro, amable, etc. viene a tu vida y a tu hogar.

!Qué Dios te bendiga!