domingo, 13 de marzo de 2011


SALMO 1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,
Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
1:2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.
1:3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.
1:4 No así los malos,
Que son como el tamo que arrebata el viento.
1:5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos.
1:6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;
Mas la senda de los malos perecerá.


Hay bendición para nuestras vidas cuando meditamos y guardamos la Palabra de Dios.
Tal vez te encuentres pasando alguna situación difícil y la verdad que te entiendo si te encontrás abatida y cansada; pero qué necesario es tener una amiga en quien confiar y qué necesario y consolador tener a Jesús rodeando nuestra vida con su consuelo, su paz y su amor.

Te deseo con todo mi corazón, qué puedas guardar tu vida en la Presencia de Dios, qué puedas sentir que los ríos del Espíritu Santo renuevan tu vida y qué tus caminos sean prosperados en todas las áreas que necesites.

No hay nada más alentador que saber que Jesús conoce nuestros caminos y la verdad que me alienta saber que mi Dios conoce mi corazón, porque nada tengo oculto ante Él.
Por eso pienso que ante las dificultades y las pruebas es importante tener nuestra vida a cuenta con Dios, es importante poder derramar y desnudar nuestro corazón a Él.

En los momentos difíciles Él me sostiene, sinceramente entiendo que mis fuerzas flaquean mucho ante ciertas dificultades, pero cuando Jesús se manifiesta a mi lado, cuando Él acaricia mi corazón, te aseguro que me levanta y me anima a seguir.

Amiga querida, qué puedas derramar tu vida ante Él, qué puedas recibir y esperar ese milagro que estás esperando, qué puedas abrir tu corazón a Jesús.

!Qué Dios te bendiga!