domingo, 6 de marzo de 2011

"EL PADRE NUESTRO"


San Mateo 6:9 Vosotros, pues, oraréis así:
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
6:11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
6:12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
6:13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.


1) Padre Nuestro: Abba (arameo) era el nombre con que el hijo pequeñito se dirigía a su papá. Cuando un niño era destetado aprendía a decir Abba // papá, como si nosotros diríamos papi.
Nos deja reflejado una necesidad paternal y a la vez un Dios amoroso que tiene todas las atenciones sobre nosotros.
Jesús nos está poniendo a través de su obra redentora a su misma altura como hijos de Dios y nos enseña a llamarlo papá.
Jesús nos deja en claro quien debe ser nuestro destinatario en nuestra oración: Padre Nuestro y no otro.
Cuidado con las sectas que se dedican a decir que todos somos dios.

2) Santificado sea tu nombre: Le está dando todo el reconocimiento y toda la majestad y santidad a Dios. Es una manifestación nuestra de adoración al santificar el nombre de Dios.
Le estoy diciendo: Te reconozco Señor y todo mi ser se rinde ante tu Santidad.

3) Venga a nosotros tu reino:
San Mateo 28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

A través de la obra redentora de Jesús podemos recibir el Reino de Dios sobre nuestras vidas.
Por medio de Dios Padre, a través de Jesucristo y con el poder del Espíritu Santo obrando en nuestras vidas y por medio de la verdad total que está en la Palabra de Dios, nosotros podemos vivir en y para el reino de Dios.
Como cristiano no sólo tengo el derecho de recibir las bendiciones de Dios, sino que tengo la obligación y la tarea de llevar la obra de Jesús a otras vidas. Llevar su reino a las naciones y es muy posible que esa nación sea tu hogar, tu trabajo, tu barrio, estudios, etc.

4) Hágase tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra:
Cuantas dificultades, cuanto problemas nos evitaríamos si invitaríamos a Dios a nuestras vidas. Si le consultaríamos a Él nuestras decisiones, nuestros actos, nuestros deseos y pensamientos.
Debo tener una vida de oración para poder conocer la voluntad de Dios sobre mi vida y así con un espíritu humilde aceptar su voluntad.

5) El pan nuestro de cada día dánoslo hoy:
Nos está hablando de la provisión de Dios ante nuestras necesidades básicas, no sólo en el alimento, sino en el abrigo, en nuestros gastos generales, etc.
Pero voy a ir un poco más allá y me animo a agregar para nuestras vidas este texto:
San Juan 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás
Este es nuestro Dios, un Padre Nuestro que se ocupa de nuestras necesidades físicas y además un Señor Jesucristo que se ofrece a nosotros como el Dios que tiene todo el poder de saciar nuestra hambre y sed espiritual.
¡Ese es el reino de Dios qué tenemos que transmitir a las vidas, un Dios Padre, amoroso, salvador, restaurador, proveedor, interesado en nuestro bienestar físico, emocional y espiritual.

6) Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
Que comprometida es esta frase, quiere decir que yo me comprometo ante Dios a perdonar a quienes me hacen daño y que así como yo perdono que Él me perdone a mí.

Necesitamos el perdón de Dios:
1 de Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Necesitamos ser rápidos en personar:
San Mateo 6:14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;
6:15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

7) Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal:
Jesús está enseñando a que le pidamos al Padre que nos libre y ponga alrededor nuestro su protección para que el enemigo no nos pueda atacar.

Santiago 1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;
1:14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

San Mateo 26:41
Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

Satanás es el que genera la tentación, no Dios.
Dios permite las pruebas en nuestra vida para nuestro crecimiento, pero nunca nos envía una tentación.
La tentación trae destrucción.

**Hay agentes externos encargados de traernos tentación:
Pornografía, lujuria, malas juntas, drogas, alcohol, etc.
**Hay agentes internos:
Orgullo, falta de perdón, egoísmo, avaricia, pasiones, etc.

**¿Cuál es la receta qué nunca falla para qué podamos ser libres de todo ataque del diablo?

Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Más líbranos del mal:
Estamos en un mundo y por consiguiente estamos expuestos a un montón de cosas, como por ejemplo:
Enfermedades, accidentes, robos, muerte, etc.
Jesús nos está enseñando a que acudamos a Nuestro Padre Celestial para que nos libre de todo mal.


8) Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos:
El Padre Nuestro empieza dando a Dios adoración y reconocimiento ante su santidad y majestad y termina de la misma manera.

Él es el único y verdadero, Él gran yo soy, Él es el creador, Él tiene todo el poder en los cielos y en la tierra, Él es digno de toda la gloria eternamente.

¿Cómo está tu vida de oración?
¿Cómo está tu relación personal con Dios?
¿Cómo está tu lectura diaria con la Palabra de Dios?
¿ Hacia dónde está yendo tu vida?
¿ A quién o quiénes tenés qué perdonar?
¿Te sentís perdonado por Dios?
¿Te sentís atado para poder decir libremente el Padre Nuestro con total entendimiento y no como vana repetición?


!Qué Dios te bendiga!