martes, 22 de marzo de 2011

"CADA DÍA OREMOS POR NUESTROS HIJOS"











Como mamá entiendo la gran responsabilidad que tengo sobre mis hijos y por supuesto sé muy bien el mundo espiritual que se mueve alrededor de ellos.
Tengo la responsabilidad ante Dios, de amarlos, educarlos y cubrirlos en oración siempre.

Cada día me emociona ver los dos hijos tan hermosos por fuera y por dentro que Dios me dio.
Verlos amar a Dios y ser tan respetuosos y educados emociona mi alma hasta lo profundo.
Muchas veces por un simple chiste y reirnos juntos hace que me de vuelta porque se me están cayendo las lágrimas de emoción por tenerlos y compartir ese momento juntos.
Cada mañana cuando salen de casa, ya sea para ir a estudiar o para cualquier otra actividad siempre le oramos.
Cuando tengo mis momentos de oración, mis hijos ocupan un lugar importante en ellas.
Me deleito en bendecirlos y en bendecir sus descendencia.
Te animo hoy a que no bajes los brazos, a que confíes en Dios y a que te pongas en oración en la brecha por tus hijos.
Yo también he vivido y muchas veces vivo momentos difíciles, pero no dejo de orar y de buscar una amiga que sea mi aliada en oración para interceder juntas.

EZEQUIEL 22:30 Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.

Amigas queridas, es tiempo de levantarnos alrededor de nuestros hijos y de los jóvenes, haciendo vallado en oración alrededor de ellos y poníendonos en la brecha a favor de la juventud.

Te guío en esta oración:

Padre Dios, en el nombre de Jesús, te pedimos hoy por nuestros hijos y por cada joven de Argentina y el mundo.
Señor nos ponemos en la brecha por cada uno de ellos y pedimos que tu favor y tu gracias esté sobre sus vidas.
Atamos en el nombre de Jesús todo poder de maldad, de incredulidad, de droga, de masturbación, pornografía, vicios, suicidio, homicidio, depresión, muerte, ira, falta de perdón, accidentes, secuestros, homosexualidad, fornicación, lujuria, celos, ocultismo, hechicería, malas compañías y toda obra del mal que venga contra ellos.
Cubrimos a cada joven con la sangre de Cristo Jesús y pedimos al Espíritu Santo que comience a llenar cada vida.
Querido Dios, en el nombre de Jesús, bendecimos ahora a cada hijo, hija, nieto, nieta y cada joven en donde se encuentre.
Te pedimos que le salgas al encuentro a cada uno de ellos y no les dejes pecar.
Te amamos Dios y te bendicimos, gracias porque esta oración no va a volver vacía.
Restaura y alienta el corazón de cada mamá que está sufriendo por algún hijo, consuelale y dale paz.
Amén. (Así sea)


Si necesitás oración no dudes en escribirme, desde ya voy a estar orando por vos y por tu situación. Besos.

tere-b@hotmail.com