miércoles, 2 de febrero de 2011

"Y SE ME CAYERON LAS LÁGRIMAS...."


San Mateo 11:1 Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos.
11:2 Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos,
11:3 para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?
11:4 Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis.
11:5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio;
11:6 y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí.

Comencé en estos días a leer el Evangelio de San Mateo, así que esta mañana como ya sabés, preparé mi mate, tomé mi Biblia y seguí leyendo desde donde ayer había dejado.
Hoy me tocaba S.Mateo 11.
Pero cuando llegué a la parte que Jesús dice:
Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio;
Una emoción profunda invadió mi corazón y sin darme cuenta las lágrimas comenzaron a correr por mis mejillas.

Me enamora cada día Jesús, me apasiona su amor y compasión por los que sufren.
Me imaginé en un instante todas aquellas personas que Él había tocado en aquel entonces...!Qué hermoso, qué poder, qué maravilloso Dios!

!Cuánto queda por hacer todavía, cuánta responsabilidad tenemos los cristianos!
!Cuántos sordos, ciegos, muertos, pobres, leprosos, angustiados, enfermos, dolidos, etc. hay todavía!
Y nosotras/os formamos parte de este grupo, porque estamos en un mundo, porque estamos en un cuerpo y nos van a pasar cosas.
El tema es identificar nuestra situación, enfermedad, dolencia, etc. y creer que Jesús va a obrar nuestro milagro, tal cual lo hizo en S.Mateo 11 y lo siguió y sigue haciendo hasta ahora.

Seguí leyendo y me encontré con esta palabra.

S.Mateo 11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Te pregunto y me pregunto:
¿Cuál es tu situación, qué es lo qué te quita el descanso y pone carga a tu vida?

Hoy es el día de creer en Jesús, hoy es el día de creer y declarar que S.Mateo 11:28 es para vos.

Te deseo de todo corazón, que puedas comenzar este mes de febrero en la Presencia de Dios, entregando tus cargas, enfermedades, preocupaciones y puedas al fin descansar en sus Benditos brazos de amor y de paz.

!Qué Dios te bendiga!